Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • 17/06/2018

    - sueño , velero , viento

    0 comentarios

    Imagina, sueña



    Mi mente imagina. 


    Velas en el cielo 
    atrapando el viento.
    Suave se desliza
    abriendo las aguas.
    Aire y mar son uno
    vistiendo al velero
    de su libertad.
    Mi yo diminuto 
    es un polizón...



    ¡Deja de soñar!
    Todo llegará...













    • Velas

    Etiquetas:

  • Colmada de sensaciones

    Con el Defender arreglado salimos de Oviedo rumbo a Hirtshals, al norte de Dinamarca. Nos quedaban casi 3000 kilómetros por recorrer y ya no había tregua. El margen de seguridad que nos habíamos tomado en una distancia tan larga nos había venido bien para este problema de la bomba de gasóleo, pero se nos había consumido ya y ahora sin demora alguna, había que trabajar para alcanzar nuestro siguiente objetivo: no perder el ferry para cruzar a Islandia.

    Era labor de equipo el poderlo conseguir y los tres éramos conscientes de ello. Bueno, los cuatro, que el Defender es nuestro cuarto expedicionario e hizo también su parte correspondiente de trabajo en esta tarea. Teníamos que cruzar todo el norte de España, para pasar a Francia y atravesarla de sur a norte, cruzar después Bélgica, Holanda, Alemania y terminar atravesando Dinamarca completa de sur a norte.

    Turnos en la conducción continua. Siempre un copiloto despierto para acompañar al conductor, sobre todo en las horas de noche, que es más fácil que el sueño venza. Pequeñas paraditas para dar un respiro al todoterreno, llenar el depósito y estirar nosotros las piernas, ir al baño, prepararnos algún sándwich con las cosas que llevamos a mano para el viaje o tomar algún café para estar más despejados. Aunque lo de café, una vez dejada España, es solo el nombre. En el asiento de atrás del Defender con un saco de dormir abierto y unos cojines, habíamos hecho una especie de cama. Y aunque no podíamos estirar las piernas, nos valía para dormir un poco y desconectar de la carretera al piloto que dejaba el volante, mientras el siguiente le daba relevo. Qué maravilloso equipo, siempre pensando en los demás antes que en un mismo, tratando de favorecer a los otros… No sabéis lo que vale esta actitud en una expedición.

    Las ciudades más importantes de Europa las tuvimos que pasar todas con atascos, de hasta casi dos horas fue el más pesado que pillamos en el entorno de Hamburgo. Pero por fin, dejamos atrás Flensburg al norte de Alemania para cruzar la frontera con Dinamarca… ¡Venga equipo, que lo vamos a conseguir! Se nos hizo de noche de nuevo, no alcanzamos nuestro destino, pero esta noche sí, ya vimos que podíamos parar unas horas y descansar los tres. Así hicimos en un área de descanso de la autovía. Adolfo dentro del Defender, sin poder estirarse, pero el coche no queríamos dejarlo solo. Un robo sería catastrófico en la expedición. Carlos y yo preparamos nuestros vivacs, próximos al coche y qué placer más infinito, muerta de sueño y cansancio, meterme en el saco, estirada completamente en el suelo, y como techo de habitación un cielo estrellado magnífico, con la Polar brillando con fuerza y señalando con intensidad nuestro rumbo. Sonrío y casi en el momento me quedo dormida.

    Magnífico sueño reparador. El sol brillando ya con fuerza a las 6:00 de la mañana, nos indica que debemos proseguir nuestro camino. Llegamos a nuestro destino, Hirtshals, nos acercamos a reconocer el lugar del embarco al ferry… ¡Madre mía!, ha cambiado muchísimo. Las ampliaciones que están haciendo son impresionantes. Dejamos aquel lugar, buscando un entorno tranquilo para pasar la tarde que nos quedaba y después la noche.

    Cerca de una playa, en una praderita verde, paramos. La temperatura es agradable, el sol brilla con fuerza. Hemos logrado nuestro destino. Estamos felices. El tiempo parece haberse detenido. Con calma, bajamos un montón de material del Defender, hasta llegar a los contenedores que tienen la cafetera, el molinillo, el café, la leche liofilizada y uno de los hornillos. Ahora nuestra felicidad era total. Creo que los tres recordaremos siempre ese café, ese momento, ese lugar, esas sensaciones…

    Paseo en la playa, o baño o carrera, cada cual a su gusto, pero siempre quedando una custodia junto al Defender. Tarde de relax, maravillosa, de acomodo del material en el coche, de separación de lo que subiremos al ferry, de inmiscuirnos en la naturaleza, de disfrutar de un atardecer magnífico en este Mar del Norte. De invasión de sensaciones maravillosas porque somos conscientes de que hemos creado un equipo muy fuerte que va a ser capaz de conseguir cualquier objetivo que se proponga. Mi sensibilidad -que está siempre como a flor de piel- percibe esta realidad y en medio de esta tarde mágica y con la sensación de que el tiempo se ha detenido, crea una especie de cóctel dentro de mi interior, que termina generando un torrente de emoción. ¡Qué bonita la vida!, ¡qué hermosa la naturaleza!, ¡qué bellos estos sencillos pero intensos momentos!

     

    • En Dinamarca

    Etiquetas:

  • 25/03/2017

    - sueño , aventura

    5 comentarios

    Explora. Sueña. Descubre

    Desde niña tuve muy claro cuál iba a ser mi filosofía de vida. Siempre he sido muy reflexiva y la introspección -que constantemente ha formado parte de mis hábitos- me ha ayudado a ello. Me sorprendí cuando, ya de mayor, leí a Mark Twain y comprobé con una sonrisa interior tremenda que esa cita célebre suya, es justamente mi pensar, mi objetivo de vida.

    Dentro de veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por aquellas que sí hiciste. Navega lejos del puerto seguro. Atrapa los vientos alisios en tus velas. Explora. Sueña. Descubre”.

    En la foto estoy en el Ártico a 79ºN, en concreto en Svalbard. Es primavera, camino sobre el mar helado a –40ºC y un fusil a la espalda por la presencia del oso polar.

    • Explora. Sueña. Descubre

    Etiquetas:

  • Inolvidable visita al Marqués de Valero en Béjar

    Todavía estoy sonriendo por dentro y también por fuera. Fue una visita inolvidable, son de esas cosas hermosas que se te quedan grabadas en el interior para siempre.

    Os tengo que hablar de Isabel, profesora que da clases actualmente en el colegio Marqués de Valero en Béjar, y es la fantástica “culpable” de estas experiencias tan lindas tanto para los pequeños como para mí. Nos conocimos ya hace tiempo, entonces ella daba clases en otro cole, La Antigua también en Béjar. Fue a raíz de GLACKMA, nuestras expediciones y la labor de divulgación que hacemos con los más pequeños en los colegios, en concreto en nuestra primera campaña con los coles, que llamamos ¡Ven a la Antártida! A través de mi Blog, llevé un montón de expedicionarios virtuales a la Antártida, durante varios años, porque la experiencia era fabulosa. Os dejo aquí un enlace de una de esas campañas que prepararon en el cole y ahí los veréis en la foto, todos ilusionados esperando mi llamada desde la Antártida con el teléfono satelital: Ven a la Antártida 2013

    ¡¡Toda una gozada para ellos y para nosotros!! Todavía ahora, viendo esa imagen de los pequeños ahí esperando delante del teléfono, me emociono no os imagináis cómo…

    Isabel y yo hemos seguido conectadas y siempre que ha sido posible he visitado a “sus chicos” o me han visitado a mí. Como una vez que venían de una actividad de Valladolid -de ser diputados por un día- e Isabel les tenía una sorpresa preparada: parada en Salamanca y encuentro con Karmenka. En otra ocasión el encargado de la sorpresa fue el destino, coincido con ella y uno de sus grupos, esquiando en la Covatilla. Es una profesora muy activa y siempre les está organizando actividades para motivarlos. Como yo les decía ayer, que son unos verdaderos afortunados de contar con una profe así.

    Bien, hecho este preámbulo, os cuento que el pasado martes hice una visita a los de 6º del Marqués de Valero. Ellos sabían de mí a través de Isabel que les cuenta cosas de GLACKMA, les enseña fotos, vídeos, leen cosas del libro Diario Polar… Vamos, que perfectamente sabían quien era yo. Pero como siempre, aparezco de sorpresa, de esas que tanto le gusta organizar a su profesora.

    Estaban en el patio finalizando el recreo y es cuando llego yo para ir a su clase. Os podéis creer que en un patio enorme y lleno de muchachas y muchachos correteando, gritando, riendo, jugando… ¡me descubren! No tardaron nada en verme, avisarse unos a otros y salir corriendo en grupo hacia mí, para fundirse en un abrazo gigantesco. ¡Qué bonito fue! Era cómo si me conocieran de toda la vida…

    Estuve con ellos en clase casi hora y media, hablándoles, contándoles cosas, contestándoles a sus interminables preguntas, dudas, curiosidades… Eran todo ilusión, ganas de saber, de descubrir, de conocer, curiosidad infinita, felicidad inmensa, admiración total…

    Después Isabel me bajó a ver a un grupo que tiene de 2º, a quienes también les había hablado de mí, empleando el libro Diario Polar. ¡¡Qué caritas las de los peques de 7 y 8 años!! En serio, ¡¡inolvidables!! Se quedaron paralizados al verme, pues para ellos era un personaje de un libro. Comenzaron a reaccionar y a querer saber y a mi pregunta de “¿quién se quiere venir conmigo en la próxima expedición?”, no hubo ninguna mano que quedara sin levantar.

    Expedicionarios del Marqués de Valero, id preparando vuestra mochila que ya sabéis que os llevamos con nosotros en la próxima expedición a Islandia y al Ártico Sueco, desde primeros de mayo hasta mediados de junio. ¡¡Nos vemos!!

    Etiquetas:

  • Torbellino de magia en el II Congreso IANC

    Dos días después del evento y todavía la resaca parece arrebañar coletazos de sentimientos y emociones que a modo de manantial brotaron durante el evento el pasado domingo en Narón. Carlos Caraglia, alma máter de la IANC, se dejaba la piel en la organización de este evento. Los detalles -infinitos, por cierto- estaban cuidados al máximo. Una gran profesionalidad rodeada de delicadeza, ilusión, cariño, elegancia, pasión, exquisitez… todo ello a raudales. Con preparativos así, ¿cómo puede ser el resultado?

    El fin de semana fue ya único e inolvidable. El viernes por la tarde llegábamos los ponentes del Congreso. Compartimos juntos una casa frente al puerto, donde está amarrado el velero IANC que partirá la próxima primavera rumbo al Ártico. ¿No es fantástico? Sábado por la mañana, presentación oficial del velero. Ensayo general de los ponentes para el congreso. Y… sábado por la tarde: ¡¡¡navegación!!! El tiempo no estaba muy apacible, pero merecía la pena salir… ¡¡¡Menudo barco!!! Con la mayor izada, mirando hacia el puño de driza desde el pie del mástil, no pude menos que emocionarme al imaginarme ese velero surcando las aguas del Ártico, en medio de la belleza de los hielos del Norte. La lluvia, empujada por el viento, golpeaba con fuerza en mi cara y fundía las lágrimas con las gotas… Magnífica forma de volver a la realidad.

    Y al final llegó lo que tanto habíamos esperado, el día del Congreso. Domingo 20 de noviembre, será inolvidable para cientos de personas. Primera cosa bonita que no quiero dejar de recordar, es que se trata de un congreso benéfico a favor de la Asociación Cometa. Lo recaudado con las entradas va íntegro para la sede en Narón de esta Asociación. Trabajo encomiable el que realizan.

    Los ponentes, ¿quiénes son? En primer lugar, fijaros el detalle de invitar a alguno local del lugar donde se celebra, en este caso a Guillermo Díaz, jefe de la Estación de Bioloxía Mariña da Graña. Y el cartelazo del Congreso lo formaban ni más ni menos que aventureros y exploradores de lujo: Nacho Deam; Quico Taronji; Telmo Aldaz de la Quadra-Salcedo; grandes fotógrafos: Iván Ferrero; Flashes en la Noche; Mario Cea; el pianista y compositor Iago Hermo. La nota científica-divulgativa corría a cuenta de Adolfo y yo misma. Y cerraba el evento el propio Carlos Caraglia, que es como un todoterreno, además de ser el presentador del evento, tiene su ponencia como explorador, aventurero y artista… Este II Congreso IANC es un verdadero cóctel de aventura, fotografía, arte y ciencia. ¿Os imagináis? ¡No se puede pedir más!

    Carlos, como presentador, consiguió rápidamente crear un ambiente súper cálido en la enorme sala de los cines, repleta de público. Público, por cierto, muy heterogéneo en formación y edad. ¡Es lo mejor! Los ponentes estábamos distribuidos por la sala, sentados, camuflados entre el público, e íbamos saliendo según nos tocaba hablar. ¡¡Eso fue una fabulosa idea!!

    ¿Qué os puedo decir? Por mucho que os intente describir el evento, el relato no va a quedar a la altura de lo que allí vivimos. Fue algo mágico, extraordinario, fantástico,… indescriptible, ¡creedme! No puedo evitar de nuevo volver a emocionarme hasta la médula al escribir estas líneas. Será que la resaca no ha terminado de pasar…

    Un pequeño detalle os cuento para que os hagáis una lejana idea los que no participasteis del mismo. Aún habiendo estado los ponentes compartiendo juntos todo el fin de semana, aún habiéndonos escuchado en el ensayo general, el domingo en el congreso nos emocionamos con las ponencias de los demás compañeros. La idea que volaba de presentación a presentación es tremendamente hermosa y motivadora. Sencilla y a la vez gigante: la vida es fundir los sueños con la realidad, y recorrer así el mágico camino que envuelve este proceso tan simple.

    ¿Qué más os puedo contar? A modo de pinceladas voy a compartir con vosotros algunas cosillas que aumentaban mi emoción. Como os había dicho antes, nosotros estábamos sentados entre el público. Unas butacas más adelante de donde yo me encontraba, era el sitio que tenía Nacho. Cuando regresó de su ponencia sobre la vuelta al mundo a pie que había hecho durante tres años y se disponía a sentarse, la señora que estaba sentada a su lado, se levantó, lo abrazó con un cariño tremendo, le dio un par de besos, habló con él… Entre la emoción que yo sentía tras la ponencia de Nacho y este gesto tan bonito y cercano, noté cómo las lágrimas aceleraban al caer por mis mejillas, empujadas por un borbotón desde dentro. Menos mal que no me tocaba hablar a mí a continuación…

    Otro momento que me supuso mucha emoción fue al regresar a mi sitio después de la presentación que hicimos conjunta Adolfo y yo. En esa distribución de los ponentes por la sala, coincidió que por el lateral que yo subía al volver a mi sitio, pasaba al lado de tres grandes aventureros: Quico era el primero con quien me encontraba, después Telmo y ya más arriba Nacho. Miradas de complicidad con cada uno de ellos, aprobación con la cabeza, sonrisa y correspondiente choque de manos… “Se ve que la cosa ha ido bien”, pensaba para mis adentros. Al lado de estos aventureros me sentía como un diminuto personajillo insignificante, así que sentir ese aprecio de los tres fue inexplicable la felicidad que me produjo.

    Otra pincelada que puedo daros para que os hagáis una idea, es la tranquilidad de la gente en abandonar las butacas, querían más, les pareció corto. A la salida, fotos de los ponentes con los más pequeños y los no tan pequeños junto a la fantástica tienda-iglú. Por cierto, es una magnífica tienda que diseñaron y construyeron en madera, para vender unas fabulosas camisetas que hicieron de la IANC y los libros que tenemos en GLACKMA. Todo lo que se saca de estas ventas, ya sabéis que va directo para ayudar a dar continuidad a los proyectos.

    Me emocionaba mucho también al hablar con las niñas y niños. A mi pregunta de “¿te ha gustado?”, la respuesta era siempre: “¡¡¡me ha encantaaadooo!!!”, con una sonrisa casi infinita, de oreja a oreja. Les brillaban la cara, los ojos… desprendían una felicidad e ilusión contagiosas. Venían con el libro para que se lo firmase, me daban un abrazo, un beso… “Ojalá hubiera podido yo asistir a algo así de pequeña”, pensaba en mi interior.

    No os lo sé transmitir mejor. Ya os dije que era difícil... El torbellino de magia que allí se creó es inolvidable.

    Os dejo el enlace a uno de los vídeos que presentó Carlos allí. Ya veréis qué buen trabajo y qué sensibilidad a la hora de transmitir la belleza antártica, que a unos pocos, nos ha atrapado para siempre...

    Etiquetas:

  • Y el velero… pronto a son de mar

    Os escribo este artículo, todavía con la emoción pululando por mi interior pues el último fin de semana que estuve trabajando en él, me dejó huella. Presiento que esa marca quedará impresa en esta última etapa de trabajos de astillero.

    Ahora creo que no erraré en los cálculos de previsión para verlo en aguas del Cantábrico. En la próxima primavera tened por seguro que ese velero, que parecía escribir una historia interminable, surcará las aguas que tan cerca ha tenido durante tres años completos. ¿Qué son ahora unos meses?

    Los que no habéis leído antes sobre esta aventura, os dejo los enlaces en orden cronológico para poneros al día, por si sentís curiosidad: Un velero, una ilusión;  Trabajos de astillero;  Y, ¿el velero?... Una historia interminable;  Un astillero en toda regla.

    Como ya sabéis los que vais siguiendo algo de lo que escribo, me gusta la sinceridad y transmitir lo que siento. Pues debo confesaros que al ir buscando esos enlaces del párrafo anterior, no pude menos que volver a leerlos… Emoción tras emoción. ¡Qué increíble historia! No me puedo creer que haya sido real, que sea real. Que haya sido un personajillo de ella, que sea todavía ese personajillo. Parece una historia inverosímil.

    El camino no ha sido fácil, no es sencillo. Junto con el desconocimiento inicial y por completo de todos los oficios relacionados con su rehabilitación, se unen problemillas que surgen en el club náutico a lo largo de este tiempo, por lo de siempre, porque las personas somos como somos… ¿qué os voy a decir? Juntad a ello el machismo que no terminamos de limpiar en nuestra sociedad y os podéis hacer una idea de las dificultades que se han añadido a los trabajos de astillero. Pero no es de eso de lo que os quería hablar. Simplemente soy consciente una vez más, de que con tenacidad, perseverancia y creencia en nuestros sueños, podemos lograr todo lo que nos propongamos. ¡Quedémonos con esa faceta humana!

    Además de emocionada, estoy muy feliz. Una parte de ese sueño está cada vez más próxima a ser real. Es esa magia que envuelve los momentos en los que casi has logrado inmiscuirte por completo en tu sueño y se funde con la realidad.

    ¡Qué ganas de sentir la mar, el avance del velero con el viento, el sonido del casco deslizándose por el agua! Llenarte de libertad, de soledad, de vida, de aventura… ¡Qué ganas más tremendas!

    • Pronto a son de mar

    Etiquetas:

  • ¡¡Fantástica visita sopresa!!

    Es gratificante encontrarse de nuevo con jóvenes expedicionarios. Fueron unos minutos que me supieron a gloria… y a ellos –por lo que se dibujaba en sus caras- también.

    La gran organizadora: Isabel, la profesora del grupo del Marqués de Valero de Béjar. No habían podido asisitir a la presentación que tuvimos en su día con todos los expedicionarios en Salamanca e Isabel, siendo consciente de la enorme ilusión que suponía para los pequeños conocerme “al natural” sin pantallas de ordenador o televisión por medio,  aprovecha un viaje a Valladolid para preparar el encuentro. Ya de regreso a Béjar, después de una jornada llena de emociones en Las Cortes de Castilla y León en Valladolid, una paradita de unos minutos para estirar las piernas en Salamanca y… todo preparado: ¡aparece Karmenka! Sus caras según me iban descubriendo reflejaban que mereció la pena la sorpresa.

    Les acompañaba en el viaje, otro aventurero, José Guillermo Yepes, con quien habían presentado su propuesta en Las Cortes. Lleva años realizando recorridos por el mundo en bicicleta, de forma solidaria para ayudar a cientos de niños. A finales de junio emprende una nueva ruta solidaria con destino Bali. ¡Suerte amigo Yepes!

    Gracias Isabel por la organización de esta breve, pero inolvidable visita sorpresa.

    • Marques de Valero

    Etiquetas:

  • Colaboración con Uruguay

    Cuando os escribía el artículo anterior retomando la comunicación con todos vosotros -fieles seguidores de este Blog- tenía tras de mi una buenísima noticia, que fue la que me transmitió la energía suficiente para liberarme de ese remolino que me arrastraba a toda velocidad en el estresante mundo civilizado. 

    Tras varios meses de gestión -interrumpidos por nuestra reciente doble campaña al Ártico- hemos establecido una colaboración con el Instituto Antártico Uruguayo y el Servicio Geográfico Militar de dicho país.

    Nuestra próxima labor conjunta la llevaremos a cabo en la próxima campaña antártica y se trata de implementar en la estación de descarga glaciar que tenemos ubicada en la Antártida Insular, junto a la Base Uruguaya Artigas, un sistema de transmisión de datos vía radio. Será la primera de la red de estaciones que tiene GLACKMA en ambas regiones polares, que estará emitiendo datos en tiempo presente. ¡¡Todo un reto por las condiciones tan duras del invierno antártico!!

    Desde aquí queremos agradecer a ambas instituciones uruguayas su confianza depositada en nosotros y su interés por desarrollar el trabajo en conjunto. Una base antártica abierta y funcionando todo el año junto con una estación de medida funcionando en continuo y registrando datos también año tras año. ¡¡Una perfecta compaginación!! Estas pequeñas colaboraciones son las que contribuyen al avance de la ciencia.

    No puedo terminar el artículo sin agradecer a Waldemar su apoyo en esta colaboración. Waldemar es director de la Secretaría General del IAU, socio de GLACKMA, magnífico divulgador y además es un Antártico de verdad. Comparto algo en común con este gran amigo, coincidimos en la Antártida en el año 2000 por primera vez, siendo para ambos la primera inmersión en ese paraíso antártico. Pero no sólo eso, parece que los dos quedamos ensimismados por el Continente Blanco y durante esta década los dos hemos continuado “enganchados” a la Antártida y trabajando en esta línea.

    Os diré además que para la instalación y puesta a punto de todo el equipo, contaremos con todo un experto en radio, otro gran amigo nuestro, Oleg. Un ruso que lleva toda su vida llena de expediciones polares, árticas y antárticas. Tenemos también la suerte de contar con él entre los socios de GLACKMA, otro Antártico de verdad.  

    Como podéis ver vosotros mismos, con noticias como estas y la inyección de energía que provocan, una es capaz de continuar hacia adelante por muchos contratiempos que se presenten. 

    • Base Artigas Uruguaya con  el Vanguardia al fondo

    Etiquetas:

  • Conociendo Hirtshals

    Conociendo Hirtshals

    Un lunes tranquilo y relajado que dedicamos a callejear por Hirtshals, esta pequeña ciudad ubicada en el norte de Dinamarca. Recorremos el centro, el puerto y los alrededores. No conocíamos este lugar, siempre a Islandia cuando hemos viajado en ferry, habíamos salido desde más al sur, en concreto desde Esbjerg, ubicado en la costa oeste de la Península de Jutlandia. Han tenido que cambiar el lugar, debido a los bajíos que se van formando por el material arrastrado por las corrientes, lo que les obligaba a dragar muy a menudo. 

    Retomo mis grabaciones con la cámara de vídeo, que no había vuelto a tocar desde que terminamos la campaña antártica. Pero en esta ocasión para ver los resultados tocará esperar a octubre, una vez que estemos ya en España, tras la doble campaña boreal. Prácticamente los artículos para el Blog los mandaré a través del teléfono satelital y esta conexión no me permite enviar vídeos, así que la parte de edición quedará postergada para el otoño.

    Como os podéis imaginar, me doy una nueva sesión de deporte en las enormes playas del entorno y disfruto de nuevo del mar… Me siento completamente relajada, llena de energía, totalmente descansada, y lo que es mejor, con unas tremendas ganas de embarcar mañana en el ferry.

    Dejamos hoy preparado lo que subiremos mañana al embarcar. Debemos de estar preparados en el puerto a las 6:30. Así que mejor dejarlo todo listo esta tarde. Y pensando un poquito más allá, para cuando alcancemos Islandia, dejamos ya preparado el material y la ropa que necesitaremos al llegar, teniéndolo a mano en el coche. Es posible que al desembarcar en Islandia nos toque un fuerte viento o lluvia… y es mejor tenerlo a mano, evitando sacar a la intemperie el material, para elegir lo que nos haga falta.

    Nada más por el momento. Una ilusión enorme por embarcarme mañana y disfrutar de la travesía durante los próximos días.   

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Midiendo intensidad de luz en las aguas de Caleta Potter

    Hoy acompañamos a Dolores en sus mediciones en Caleta Potter. Es un buen día para la navegación en zodiac y deseo poder hacer algunas buenas grabaciones de este trabajo llevado a cabo por los biólogos marinos.

    Gracias Dolo por dejarnos acompañarte en tu trabajo.

    Etiquetas: