Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Primera entrevista sobre un iceberg

    Estáis ya al corriente de nuestra primera semana larga bajo duras condiciones de lluvia y viento que paralizó nuestro trabajo. Sabéis también de las grabaciones con el equipo de Iñaki Gabilondo para el programa, que coincidieron con los primeros días que el buen tiempo hizo acto de presencia en nuestra zona. Y cómo ya os he contado, tuvimos que reorganizar nuestras agendas y recortar horas de dormir para sacar adelante la mayor parte de los trabajos que nos habíamos planteado en España antes de venir. En ese listado teníamos prioridades establecidas, como no puede ser de otra manera, para al menos, lo más básico cubrirlo.

    Sinceramente tengo que reconocer nuestra capacidad de trabajo, pues inicialmente parecía inviable sacar adelante tantísimas cosas en el tiempo tan reducido que nos quedaba, y sin embargo nos vamos quedando muy satisfechos por los logros obtenidos. El penúltimo día, antes del viaje de nuevo al Nordeste de la isla, donde embarcamos en el ferry, nos proponemos un reto tan bonito como complicado. Es un reto que tiene que ver con los inicios de lo que os comentaba en el artículo anterior, sobre el perfecto acople entre ciencia y divulgación.

    Es una magnífica idea de Carlos, se trata de realizar una entrevista sobre un iceberg y empezar a divulgar esa ciencia, esa realidad sobre los glaciares. Me apasionó la idea tan creativa y singular, desde el primer momento que la había planteado. Además como transmite tanta fuerza y energía al proponerlo, en ningún momento pensé que sería complicado. Sin embargo, después de ver tan solo unos días antes, la cantidad de personal y de medios que tenía el equipo de Iñaki Gabilondo durante su rodaje con nosotros, me empezó a parecer un reto complicado de sacar adelante.

    Último día, última oportunidad, últimas luces en el glaciar seleccionado. Buscamos el fragmento de hielo en el que sentarnos para realizar la entrevista. Traje de agua para poder alcanzar nuestro escenario. En la orilla, Carlos prepara las cámaras que tiene sobre los trípodes. Me ubico en el lugar que yo ocuparé para que pueda realizar el enfoque correspondiente, después en el que ocupará él para que deje también la cámara preparada. Esta parte está llena de problemas, ocupamos distinto espacio, distinta altura, tenemos que recordar más o menos la posición… ¡Complicado todo!

    Desde donde estoy ubicada, sentada en el hielo, lo veo mirar una y otra vez al cielo, al lugar donde está sol, tratando de adivinar las luces que van a tener lugar durante la entrevista en el transcurso del tiempo, con el recorrido del astro y el movimiento de las nubes. Tiene que dejar ajustadas las tres cámaras para que se mantenga una correcta exposición durante la entrevista con esas condiciones cambiantes. Él va a estar sentado en el hielo, delante de las cámaras, no le queda más remedio que adivinar lo que va a ocurrir y dejar las cámaras preparadas, no va a poder estar detrás de ellas, cambiando los parámetros según se van modificando las condiciones de luz en nuestro entorno natural. Después vienen los ajustes de los micrófonos para obtener una perfecta voz durante la entrevista. Y por si fuera poco, pilota el dron y opera con la cámara desde el aire para completar los recursos. Esto último sin mirar ni al dron, ni a la cámara de pilotaje, para que en las imágenes desde el aire estemos hablando los dos en la entrevista. ¿Os imagináis qué locura?

    Increíble, tres operadores de cámara, un piloto de drones, un técnico de sonido, un realizador, un redactor, un presentador, un entrevistado, y después será un editor. Imposible, salen diez personas en una sola. ¿Creéis que lo conseguiremos? En ese momento fui consciente de la dificultad del reto y me asaltó una duda de si podríamos hacerlo realidad. Sin embargo, percibo el convencimiento y la tranquilidad de Carlos cuando con todo preparado, se sienta a mi lado en el hielo, en nuestro fantástico plató de televisión. En mi interior vuelvo a creer que es posible. Me olvido de posibles complicaciones y disfruto de la entrevista mutua sobre el iceberg, la primera que se hace, y además con un fantástico objetivo, divulgación de la ciencia dando a conocer la realidad de las regiones polares.

    El resultado final… ya lo conoceréis y lo juzgaréis vosotros mismos. De momento en mi interior se ha quedado una huella imborrable con este bonito y fabuloso reto, esta magnífica y única experiencia. Sensaciones indescriptibles alcanzadas por todos los sentidos. ¡Fantástico y poderoso equipo invencible! Vamos a ser capaces de conseguir todo lo que nos propongamos.

    • Entrevista

    Etiquetas:

  • Entrevista con Iñaki Gabilondo

    Cuando salíamos de España al principio de la expedición y en nuestro circular por las carreteras de Europa para dirigirnos al norte de Dinamarca y embarcar en el ferry, recibimos el contacto de Cristina, quien está en el equipo de Iñaki Gabilondo. Tenían interés en realizar con GLACKMA uno de los programas de la próxima edición de la serie documental “Cuando ya no esté, el mundo en 25 años”. ¡Qué mejor que ahora en esta expedición, sobre el terreno, sobre los glaciares!

    Es una suerte que tengamos a Carlos con nosotros porque tanto a Adolfo como a mí, realizar estas gestiones y coordinaciones, nos resulta un poco -bastante, más bien- cuesta arriba. Así que delegada en Carlos esta labor y viendo lo bien que la llevaba, me quedé tranquila. En un abrir y cerrar de ojos, todo estaba organizado y un equipo de seis personas más el propio Iñaki como presentador, vienen a Islandia, llenos todos de una tremenda ilusión por realizar este programa. Elena -productora-, Cristina -redactora-, Irene -realizadora-, Consuelo y Pedro -operadores de cámara- y Aris - técnico de sonido-. ¡Menudo equipazo sois!

    ¿Sabéis que nos ocurrió? ¿Recordáis que tuvimos una semana con temporal de viento y lluvia? Nuestro trabajo se acumulaba sin poder realizarlo y justo cuando el tiempo empezaba a mejorar, es cuando vienen a realizar el programa. Tenemos que reestructurar todo y ampliar nuestra agenda. No queda más remedio que quitar horas se sueño para poder ampliar las de trabajo. Carlos, como ya conocía la zona y el entorno y además como es un buen filmmaker, estuvo con ellos el primer día, mostrándoles posibles escenarios donde realizar las grabaciones.

    El día siguiente no amanecía de la mejor manera posible. De nuevo a la madrugada la tienda de campamento se vuela por los fuertes vientos y nos vemos obligados a recoger todo el material que teníamos en el interior, a clasificarlo, empaquetarlo y ponerlo a salvo en el Defender. Otra vez el todoterreno a rebosar, el equipo acumulado en su interior y nosotros sin campamento.

    Una madrugada y una mañana ajetreadas, casi estresantes, sin parar ni un minuto. Justo a continuación empieza una de las entrevistas y grabaciones… Me temo lo peor, estoy cansada, triste y percibo que no es mi mejor momento para realizar la entrevista. ¿Cómo saldrá? No tenía ninguna esperanza en lo que yo pudiera aportar. Sentía que mi participación iba a ser un poco desastrosa y me sentía mal por ello. Veía a todo el equipo de grabación que venía con una ilusión tremenda.

    ¿Qué ocurrió? No lo sé, tan solo puedo intentar adivinar y suponer a posteriori. La realidad es que al llegar al lugar seleccionado, encontrarme allí al equipo con todo listo para empezar a grabar, algo cambió repentinamente dentro de mí. Se me olvidó por completo el ajetreo de la madrugada y la mañana en el campamento, se me esfumó la tristeza, me llené de una energía y fuerza como en mis mejores momentos y todo fluyó con autenticidad. Era yo otra vez, repleta de pasión por la ciencia y la divulgación en los glaciares. Disfruté como una enana, fui feliz… y creo que eso se transmite.

    Debido al cambio de clima tan rápido en Islandia, las grabaciones prosiguieron con continuos cambios en la agenda organizada inicialmente, en los que fue de gran valía el conocimiento que ya Carlos tenía del entorno. No os puedo decir más ahora. Toca esperar a que emitan la nueva serie del programa. Ya os avisaremos y nos emocionaremos todos juntos.

    Ahora quiero agradecer a todo el equipo la fantástica labor realizada, sin olvidarme de los días y los momentos tan bonitos que compartimos juntos. Millones de gracias, Iñaki, Elena, Cristina, Irene, Pedro, Consuelo, Aris y también a Carlos, que participó como operador de dron. Estoy orgullosa de vuestra contribución en la divulgación de GLACKMA.

    • GLACKMA - IÑAQUI GABILONDO

    Etiquetas: