Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Incertidumbre en pleno paraíso Ártico

    Aterrizamos en el lugar que habíamos indicado inicialmente al piloto en el hangar del helicóptero. Conocíamos muy bien la zona y preveíamos que dada la cantidad de nieve que había, iba a ser el mejor lugar. Protegido de los vientos más fuertes por el final de una morrena y al mismo tiempo con menos nieve sobre la tundra, lo que implica menos trabajo a la hora de retirar ese manto blanco antes de poner las tiendas sobre el suelo.

    En cuanto nos deja el helicóptero, nos ponemos manos a la obra Carlos y yo para retirar esa nieve del suelo, evitando así que se nos funda bajo las tiendas y genere un charco de agua. No hay tiempo que perder, de momento todo está tranquilo, frío pero en calma, no obstante unos nubarrones tremendamente oscuros nos adelantan que esta situación poco va a durar. Lo primero es instalar la tienda grande para poner a resguardo todo el material y efectivamente en medio de la maniobra comienza a soplar un fuerte viento, la nieve empieza a caer racheada y casi sin darnos cuenta estamos terminando de instalar la tienda en medio de una ventisca en toda regla. Condiciones duras habíamos pasado ya en Islandia durante la instalación de las tiendas, viento y agua en aquel caso, y la coordinación que teníamos Carlos y yo para estos quehaceres, era perfecta, así que por muy incómodas que se pusieron las condiciones, nada impidió que casi en un abrir y cerrar de ojos tuviéramos nuestro “hogar” perfecto, allí en medio de la soledad y dureza Ártica.

    Una vez el campamento estuvo listo y todo en orden, avanzando entre la nieve nos acercamos al lugar donde teníamos instalada la estación. Me había parecido, al sobrevolar la zona desde el aire, que las barras que sujetan los lectores en el exterior no estaban… Una punzada había dejado huella en mi interior, pero la curiosidad tuvo que esperar a que le tocara su turno. Aquí y bajo estas condiciones, lo primero es estar protegidos con todo el material a salvo. Después ya irán viniendo el resto de quehaceres…  

    Efectivamente comprobamos al llegar al lugar de la estación, que no asomaban nuestras barras sobre la nieve con las correspondientes protecciones de los lectores. El lugar es extraño con tanta nieve, no hay nada, ni río, ni laguna… no hay relieves que ayuden a identificar el punto en concreto y poco a poco, bajo una observación concisa empiezas a reconocer algún detalle y te vas ubicando. “La verdad es que esta nieve tardía no nos favorece nada el trabajo en esta segunda parte de la expedición” , pienso para mis adentros. Pero así es la naturaleza, no podemos cambiar nada, sólo adaptarnos y acomodarnos a lo que hay. Es lo bueno y lo malo del trabajo a la intemperie en las zonas polares.

    La estación había quedado tremendamente robusta en su nueva versión que reinstalamos en el 2009. No es posible que le hubiera pasado nada a esa parte del exterior que no está en contacto ni con el río, ni tiene que soportar la fuerza de su corriente en las épocas estivales de deshielo. Sólo se nos ocurre pensar que la hayan retirado. Hay una estación científica próxima, que son los que atienden la estación meteorológica que hay en la zona -en este valle de Tarfala- y tiene uno de los registros más antiguos de Europa. Y aunque desde 1961 está oficialmente incorporada como Estación de Investigación en la Universidad de Estocolmo, sin embargo sus primeros registros datan de 1945/46. 

    Nuestra imaginación empieza a buscar argumentos, a tratar de entender qué ha podido pasar. Claramente un científico no realiza este vandalismo, y más si es un científico que trabaja en las zonas polares, pues es consciente de la dificultad que ya de por sí conlleva el mantener equipos funcionando durante todo el año bajo estas condiciones tan sumamente duras. ¿Habrá sido algún logístico de los que atienden la estación? Pero, ¿por qué? No podemos hablar con ellos ahora pues no hay nadie. La estación solo la abren en el verano, cuando las condiciones aquí son más llevaderas…

    La tremenda positividad de Carlos inunda el ambiente de preocupación. A lo mejor sólo han quitado la parte del exterior, la de los lectores. Si fuera así, las sondas que se instalaron en el lecho del río, estarán bien y habrán seguido registrando datos. No podremos acceder a ellos, pero si las sacamos y las enviamos a la casa de fabricación alemana, allí sí podrán conseguir extraer toda esa información. No habremos perdido todos esos datos almacenados desde el 2009. Insiste Carlos que es lo más probable, que la parte ubicada bajo el río no es tan fácil de sacar y que no la habrán tocado.

    Dada la cantidad de nieve y la dureza de ésta por las temperaturas tan bajas que tenemos en estos días, es imposible retirar ahora esta nieve helada aquí en medio de la nada, para buscar las sondas del interior. Llegamos a los -16ºC y en las horas centrales de más calor nos aproximamos a los -9ºC. ¡¡Sí, todo el tiempo bajo cero!! Nuestra única comunicación es el teléfono satelital, así que vamos a llamar a Empar, afiliada a GLACKMA y apasionada de la climatología, para irle pidiendo la predicción meteorológica cada par de días e ir viendo cómo se nos presenta el panorama y cómo podemos irnos organizando según van pasando los días.

    Aunque algo dentro de mi interior me dice que no vamos a tener las sondas y me voy haciendo a la idea poco a poco de una pérdida tan brutal de datos, el optimismo de Carlos me contagia y al menos logro que la tristeza se esfume de mi interior y ser consciente de que estamos en medio de un paraíso Ártico...

    • Karmenka y Carlos limpiando nieve

    Etiquetas:

  • La fuerza está en la cabeza

    Embarcamos en el ferry en Hirtshals (Dinamarca) el día 6 a las 15:00 horas y tras una navegación tranquila en la que aprovechamos para adelantar trabajo de gabinete, alcanzamos Tórshavn (Islas Feroe) dos días después a las 5:00 de la madrugada. Una parada técnica de ocho horas en la que mientras desembarcan algunos pasajeros y embarcan otros, aprovechamos para salir a estirar las piernas un poco. Prosigue nuestro viaje con el mar tranquilo y al día siguiente a las 9:00 de la mañana alcanzamos Seydisfjördur, al noreste de Islandia.

    La entrada por el hermoso fiordo islandés ya nos anuncia que aquí aunque sea primavera, las condiciones son más parecidas a un inverno de nuestras latitudes. Todavía queda nieve en las zonas altas y el contraste entre el negro del terreno volcánico y el blanco de la nieve genera un paisaje maravilloso en estas grandes extensiones despobladas. Numerosas cascadas que van llenas de agua en esta época comienzan a aparecer cortando los acantilados de coladas de lava. Detalles que no pierde Carlos para grabar con su equipo de cámaras fijas y con el dron. Viene feliz a los glaciares pues aunque ya ha realizado varias inmersiones en las regiones polares, es la primera vez que llega equipado con un equipo de grabación como siempre ha deseado. El apoyo de Panasonic para los equipos de filmación y de Mountain para procesar con un buen ordenador todas esas imágenes es fundamental.

    Son 450 kilómetros los que nos separan del lugar donde vamos a establecer el campamento en el sureste de Islandia. En concreto en la lengua glaciar Kviarjökull del casquete glaciar Vatnajökull. Aunque no es muy larga la distancia, el recorrido nos llevará prácticamente todo el día, pues la carretera es pequeña, con curvas y aunque la velocidad máxima es de 90 km/hora, muy pocas veces podemos llegar a alcanzarla. Con paradas las justas para que en puntos concretos Carlos pueda filmar, avanzamos sin tregua, pues la predicción anuncia que el tiempo va a cambiar esta misma noche. Llegan al parecer varios días de lluvia continua, copiosa y vientos fuertes. Queremos dejar instalado el campamento en seco si es posible, para conseguir tener el material seco.

    Llegamos al lugar de nuestro campamento, ya al final de la tarde. Atravesamos con el Defender la zona de antiguas morrenas colonizadas por una espesa tundra, seleccionamos el punto donde instalar el campamento y nos ponemos manos a la obra con la instalación de las tiendas. Toda esta llegada la podréis ver con vuestros propios ojos, pues en esta ocasión los detalles han quedado grabados.

    Comenzamos primero instalando una tienda grande que será donde almacenemos el material, cocinemos y establezcamos el lugar de trabajo con ordenadores. Antes de terminar de colocar esta primera tienda, la lluvia anunciada nos viene a saludar. La temperatura que no es muy alta, el viento que comienza a soplar y la lluvia cayendo con fuerza, hacen que las manos pierdan tacto rápidamente. No solo las manos, en un abrir y cerrar de ojos, el cuerpo siente como las condiciones no son las más adecuadas para estar a la intemperie. Pero hay que seguir.

    Terminada la instalación de la tienda grande, decidimos montar solo una de las pequeñas, para dormir el primer día nos arreglamos y si mañana tenemos un rato más tranquilo completamos con la segunda tienda pequeña. Bajo la lluvia intensa que cae, decidimos no andar vaciando todas las cosas del todoterreno y para comer algo caliente nos conformamos con un vaso de leche liofilizada, que es lo que tenemos a mano. Con la leche realizando su efecto confortable en el cuerpo, rápido a los sacos y empezar a entrar en calor para poder descansar. Ese, tan sencillo pero necesario en estos momentos, es nuestro siguiente objetivo. Compartimos tienda pequeña Adolfo y yo para dormir y de momento queda Carlos en la grande de campamento, hasta que mañana completemos con la otra tienda y nos reubiquemos. Siento como poco a poco voy entrando en calor, el agua golpea con fuerza la tienda y el viento la bambolea a su capricho. “Ojalá pase pronto este temporal”, pienso para mis adentros y enseguida me quedo dormida.

    No son ni las 4:00 de la madrugada cuando me despierta la voz de auxilio de Carlos llamando. Algo está pasando. Salgo del saco, cojo la ropa todavía empapada que había dejado en la entre-tienda al sacármela ayer y me la pongo encima sin pensarlo dos veces… fría, mojada, ¡puf! Al salir de la tienda, veo el nuevo problema que nos llega, el viento ha roto la tienda grande, Carlos está tratando de que no vuele y recogiendo el material que en ella teníamos. Nos ponemos manos a la obra, perfecta coordinación, salvar primero el equipo y guardarlo a salvo en el Defender. Todo ello sin que la tienda vuele, plegándola a continuación y recogiéndola provisionalmente en el coche para tratar de repararla en el futuro.

    Paso siguiente, acondicionar un hueco en el todoterreno para que Carlos pueda completar la noche ahí. Quedando ubicado y seco en el coche regreso a mi sitio, veo que son ya las 6:00 de la mañana. De nuevo dejar toda la ropa mojada en la entre-tienda para volverla a poner mañana empapada. Acurrucada en el saco, tratando de entrar en calor, sintiendo la lluvia en el exterior que no cesa y las ráfagas fortísimas de viento, trato de entrar en calor de nuevo para dormir algunas horas más. Pero apenas lo logro, el ruido generado por el viento bamboleando y sacudiendo la tienda no me lo permite.

    Nos levantamos de nuevo en medio de esta mojadura infinita, ahora sin tienda de campamento, preparar el desayuno caliente se hace más complicado. Queda Adolfo en la tienda pequeña, metido en el saco para no coger demasiado frío y Carlos y yo con el Defender vamos a la gasolinera más cercana, para comprar combustible para los hornillos de cocina y para cuando podamos encender el generador con el fin de cargar baterías.

    El viento sigue incrementándose, la carretera la han cortado debido a que pueden volcar vehículos por las fuertes rachas -no es la primera vez que esto ocurre aquí-. Tenemos rachas de hasta 200 kilómetros por hora. Cuando regresamos Adolfo está ya al límite manteniendo la tienda pequeña bajo la lluvia y el viento. Mojados, sin tacto ninguno en las manos, aseguramos la tienda. Nos las ingeniamos para preparar algo de comida caliente rápida, tenemos que meter combustible al cuerpo. No queda otra alternativa.

    Parece que la previsión meteorológica se está cumpliendo. Anunciaban 4 ó 5 días así. No nos queda más remedio que aguantar. En estas condiciones adversas completamente, la fuerza está en la cabeza. A todos nos apetecería estar calentitos, secos, con una buena comida, sin frío…, pero desde la mente somos capaces de crear la resistencia necesaria para superar esto en equipo. Todos remando en la misma dirección es la mejor forma posible para salir delante de esta situación complicada y adversa por la meteorología.

    • Jokulsarlon

    Etiquetas: