Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • Un viaje en el tiempo

    Guardar un instante en el tiempo pero una inmensidad en el alma. Una foto es solo una foto, un recuerdo, un instante, una captura… Sin embargo esa imagen puede ser mágica porque te transporta a un mundo de sensaciones experimentadas en el momento de realizarla. 

    La naturaleza me fascina -ya lo sabéis- y dentro de ella, el mundo polar para mí es indescriptible. Buscando fotografías para una próxima conferencia, me detengo ante ésta. ¿Por qué? No lo sé. Solo soy consciente de que mi mente en cuestión de milésimas de segundo, emprendió un viaje en el tiempo y hurgando dentro de mí aparecieron infinitas sensaciones, emociones que habían quedado tatuadas en mi esencia. 

    Es una imagen sacada desde un barco, navegando por la zona de la Península Antártica hace algunos años. No sé si a vosotros os puede evocar algo: paz infinita, majestuosa serenidad, radiante quietud, felicidad profunda… No lo sé. Por si acaso podéis hacer un paréntesis en este estresado mundo y disfrutar de un rato de relax, os la dejo aquí. 

    • Un viaje en el tiempo

    Etiquetas:

  • Entrevista a Denis Ferreira, Cocinero de la Base Artigas

    Denis en la Base Artigas

    Continúo con las entrevistas a los miembros de la dotación ANTARKOS XXVII, que ya hace una semana dejaron la Base Artigas. ¡Qué sensación tan extraña al ser consciente de que ya fue hace una semana! Voy a tratar de explicárosla, a ver si soy capaz. Está relacionada con lo que os comentaba en el último artículo sobre la noción de tiempo que tenemos aquí, con esa libertad del tiempo que todo lo impregna.

    Al ser consciente de que hace una semana salieron de la Antártida los componentes de la anterior dotación de la Base Uruguaya, surgen dentro de mí dos sensaciones, que en un principio parecen contradictorias, pero no lo son.

    Por un lado, percibo que dejaron el Continente Blanco hace muchísimo tiempo, en la escala del mundo civilizado podría decirse que equivalente a un año. Por otro lado, la sensación es cómo si tan sólo hace unas horas hubieran dejado estas tierras. Parece contradictorio, pero no lo es. Son tantas las vivencias que se suceden aquí, todas ellas nuevas, profundas, llenas de sensaciones, que parece que tenga que haber pasado un año entero de los de la civilización para que todas tengan cabida. Y por otro lado, los momentos compartidos con los verdaderos amigos antárticos son tan intensos, tan verdaderos, tan inolvidables, que siguen todavía presentes en nuestro interior, lo cual da ese matiz en la escala de tiempo, que parece acabasen de salir hace tan sólo unas horas.

    Con estas reflexiones que se han agolpado en mi mente según comenzaba a haceros la presentación de este vídeo os dejo con la entrevista. En este caso se trata de Denis Ferreira, el que ha sido el Cocinero de la Base durante todo este año. Cuando veáis el vídeo, fijaros en un detalle. El tener presentes a los demás, a los que rodean a uno, hasta en el hecho de tratar de preparar comidas que gusten a todos, en tratar de buscar que cada uno se encuentre como en su casa. Esto hace que el espíritu antártico envuelva estos lugares. Ojalá el mundo civilizado se contagiara un poco de estos pequeños detalles, olvidando la competitividad que cada vez está más a la orden del día.

    Denis, estarás disfrutando ya con los tuyos, tras un año de lejanía de tu hogar. Estarás saboreando unas merecidas vacaciones. Desde aquí te deseo lo mejor. ¡¡Muchas gracias por la entrevista!!

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Unas vacaciones por delante…

    Este artículo os lo dedico especialmente a vosotros, amigos expedicionarios de Salamanca, que nos habéis acompañados desde vuestros colegios durante estas últimas expediciones.  

    Me pongo en vuestro lugar y recuerdo con nostalgia mis largas vacaciones de estudiante. Había tiempo para todo… ¡Era genial!

    Os quiero transmitir algo de lo que me he ido percatando según van pasando los años, por si os vale de algo a vosotros.

    Uno va creciendo y poco a poco va percibiendo una sensación de que no hay tiempo para nada, de que queremos hacer una gran cantidad de cosas pero que nos falta tiempo para ello. Pasan las semanas, los meses, los años… volando.

    Creo realmente que hemos creado una sociedad “alocada” en este sentido. Todo funciona a velocidades supersónicas… es como un tren que viaja a toda velocidad y el torbellino que genera te arrastra y ya no eres capaz de salir de ahí.

    Hace unos meses escuché a un niño de 5 años decir convencido: “no tengo tiempo para nada”. Me hizo reflexionar mucho. Recordé mi infancia y mi juventud… yo siempre tenía tiempo y nunca dejaba de hacer cosas. Sólo al entrar en el mundo laboral comencé a tener esa sensación de falta de tiempo -que es intermitente- pues durante las expediciones el tiempo lo percibo como infinito, no se acaba nunca y siempre hay más y más. Ese mundo sin prisas, ni agobios, con tiempo para todo, nos hace mucho más felices.

    Por eso creo que el tiempo lo podemos entender como un ente mágico y pienso que desde jóvenes se debe aprender a tener la sensación de que hay tiempo para todo. Os propongo que en estas vacaciones comencéis con este aprendizaje. Es muy buen momento porque además de descanso, las vacaciones nos regalan un baúl inmenso de tiempo.



    Todos sabéis que descansamos de algo cambiando de actividad. Descansar no significa “no hacer nada”. Puede que estos primeros días hayáis saboreado el “no hacer nada” literalmente, pero una vez repuestos… hay que volver a la actividad.

    Es muy importante que os planifiquéis, os organicéis. Es una especie de estrategia que bien planteada os va a llevar a una victoria con toda seguridad. Plantearos actividades con vuestros amigos, pero no olvidéis a vuestra familia. Buscaros actividades intelectuales y físicas para intercalarlas. ¿Sabéis que se compaginan muy bien estos dos tipos de tareas? Plantearos pequeños desafíos. También os digo que el intercalar de vez en cuando el “no hacer nada” es positivo, pues teniendo esos momentos de ocio es cuando se desarrolla la imaginación.

    Ya veréis como al final del verano habréis hecho un montón de cosas y recordareis unas vacaciones que son significativas y nada rutinarias.

    Os propongo que vayáis escribiendo aquí algunas posibles actividades para realizar, ya veréis qué enriquecedor es compartirlo con los demás. Damos ideas a los otros y nos las dan a nosotros.
    • Unas vacaciones por delante…

    Etiquetas: