Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • 06/08/2017

    - sueño , ilusión , velero

    8 comentarios

    El velero que lleva parte de mi alma

    ¿Quién lo iba a decir? Aquí, en medio de lo que yo llamo civilización, me encuentro en plena expedición. Rodeada de gente en un entrono próximo, pero aislada en realidad; preparando comidas básicas de subsistencia; apañándome para las necesidad básicas de higiene o limpieza de utensilios de cocina y ropa, con algún río cuando de la sal del agua del mar ya estoy saturada. Pero todas esas tareas primordiales son sencillas, rápidas y reducidas al mínimo, lo justo para poder sacar adelante el objetivo fundamental: terminar el velero en este verano. Aquí en medio de la civilización, me siento felizmente aislada y concentrada en mi meta.

    Ultimísimos trabajos de astillero. Queda muy poco para terminar esta tarea que comencé hace casi cuatro años. Durante los fines de semana y las vacaciones. En Asturias, viniendo cada vez desde Salamanca. Restauración de un velero que prácticamente ha sido construirlo de nuevo, aprovechando el cascarón e incluso teniendo que realizar importantes reparaciones en el casco. ¿Misión imposible? Con esas pinceladas, así lo parece.

    Pero si además añadimos unos toques de perseverancia, tesón y paciencia, entonces el cuadro que vislumbramos es hermoso, único, inolvidable y… algo más. Es un sueño que está a punto de inmiscuirse en la realidad. Mejor dicho, el inicio de un sueño del que asoma solamente la puntita, como si se tratara de un iceberg flotando en el mar… El sueño completo o el eslabón siguiente en esa cadena entretejida de ilusiones necesita de este velero en libertad.

    Me resulta muy difícil describir las sensaciones que tengo en estas semanas. Es un periodo que jamás volverá porque ese tránsito del mundo de los sueños al mundo real, solo ocurrirá una vez. Será hermoso después tenerlo en el mundo real y poder seguir maquinando otros sueños a partir de éste. Pero ahora, el presente es una etapa mágica que resplandece con fuerza y hay que disfrutarla, saborearla, abstraerse de cualquier problema y vivirla a tope. Es un periodo de emocionarse día tras día, pensamiento tras pensamiento, logro tras logro, reto tras reto. Es muy intenso el sentir. Muy profundo. Cada sensación parece tatuar con fuerza mi alma. Un tatuaje que no se borrará jamás. Es una huella de identidad.

    Estos días que comparto ya con el velero no solo las horas de trabajo, sino la jornada completa de las 24 horas, aunque sea en tierra todavía, estamos creando una integración perfecta. Para vivir las aventuras que en la mar vamos a realizar juntos, tenemos que estar compenetrados. Superando las pruebas y dificultades que a modo de torrente continuo han ido apareciendo a lo largo de los cuatro años en esta etapa de astillero, he sido consciente de que el velero se ha quedado con parte de mi alma. Lo percibo, lo siento con toda claridad. Se la he identificado… Ahora, son esos retoques finales en este compartir que harán, que en breve, seamos una única esencia surcando la inmensidad de las aguas del Cantábrico en primer lugar. Alcanzaremos esa libertad tan ansiada. Compartiendo el alma es más fácil, es más coherente, es más hermoso ese tránsito del sueño a la realidad.    

    • Cocina del velero

    Etiquetas:

  • ¡Bienvenidos jóvenes expedicionarios!

    ¡¡¡Hola, hola, hola, jóvenes expedicionarios!!! No os podéis imaginar qué ilusión más tremenda tenemos con vuestra participación en esta Aventura Polar Científica.

    Nos vamos a esforzar al máximo y a trabajar bien duro para que podáis seguirnos día a día en esta Expedición al Ártico. Cada jornada al terminar nuestro trabajo, recortaremos horas de sueño para poder preparos material e íroslo enviando y así podáis seguirnos como si estuvierais con nosotros.

    Somos tres expedicionarios y para los que todavía no nos conozcáis, os dejo una breve reseña, pero no os preocupéis que ya iréis sabiendo más de nosotros poco a poco. Os queda también un enlace al pinchar sobre cada nombre, para que podáis leer más si lo deseáis: Adolfo Eraso, es un sabio científico apasionado y muy humilde, con muchas ganas de transmitir y enseñar lo que sabe; Carlos Caraglia es un fantástico fotógrafo y filmmaker, apasionado de las regiones polares, es nuestro gran fichaje estrella en GLACKMA que acabamos de realizar y nos está ayudando a dar un fuerte empuje con la divulgación de este proyecto científico en el que estoy trabajando con Adolfo desde el 2001 sin tregua alguna; y ya solo quedo yo, Carmen Domínguez, conocida como Karmenka, que significa “Carmencita” en ruso, y que soy como un pequeño personajillo casi diminuto.

    Estamos muy ilusionados con esta expedición y sobre todo con vuestra participación. Esperamos contar también con vuestro apoyo en los momentos complicados y difíciles, que inevitablemente surgen en estas aventuras.

    Queremos agradecer a vuestros profesores y a algunos de vuestros padres, que son quienes han generado ese puente de unión entre esta Expedición Científica y vosotros. Jóvenes expedicionarios, que sois el futuro de nuestro hermoso Planeta Tierra, ¡¡esta expedición va por vosotros!! 

    Os dejo una guía de dónde y cómo seguirnos:

    - Enlace directo al apartado de la expedición en la web

    - Blog: Karmenka desde los Polos

    - YouTube

    - Facebook

    - Instagram

    - Twitter

    La salida oficial de la expedición es el día 1 de Mayo a las 11:00 de la mañana desde el Club Náutico de la Graña, Ferrol (A Coruña). A todos los que os sea posible, acercaros a haceros una foto con nosotros y a despedirnos. Los demás no os preocupéis, estad pendientes pues en directo lo vamos a retransmitir por nuestras redes sociales.

    ¿Tenéis vuestra mochila preparada para recoger en ella todo lo que aprendáis? !!!Al regreso me la tenéis que enseñar!!!

    ¡¡Preparados, listos…

    • Expedición Científica Ártico 2017

    Etiquetas: