Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • En la Base Argentina Jubany


    ¡Hola de nuevo tras un intenso trabajo!


     


    Por fin tras dos días de un fortísimo viento que había alcanzado casi los 100 kilómetros por hora, comenzó a amainar y pronto desapareció por completo. Estos cambios tan bruscos son propios de esta zona antártica. Por fin podremos cruzar a Caleta Potter donde se ubica la Base Argentina Jubany y el Laboratorio Alemán Dallmann. Nos vendrán a buscar en zodiac desde Jubany, es un trayecto de unos 16 kilómetros.


     


     


    ¡Buenas noticias! Parece que no tendremos que hacer el cruce en zodiac, siempre conlleva algo de peligro moverse por estas aguas abiertas antárticas. Hay un barco militar chileno -el Lautaro- por aquí que está desembarcando un  montón de carga para las bases de la zona: la coreana King Sejong, la china Great Wall, las chilenas Escudero, Bahía Fildes y Frei, la uruguaya Artigas y la rusa Bellingshausen. Desde capitanía de puerto de Bahía Fildes nos hacen la gestión y será el barco El Lautaro, el que nos transporte hasta la Base Argentina Jubany.


     


    …Al final fue todo un día de espera. Estuvieron durante toda la mañana haciendo la descarga del material que transportaban, una vez que terminaron cargaron nuestro material a las 14:00 horas y la idea inicial era salir ya... Pero nos pidieron esperar un poco para embarcarnos y al final ese poco se convirtió en varias horas. No embarcamos hasta la 23:00.


     


     


    Pero ese retraso nos permitió poder asistir un ratito a la fiesta de cumpleaños de un amigo ruso y después un ratito a la fiesta de cumpleaños del capitán de Bahía Fildes... ¡Día completo! A las 02:30 estábamos desembarcando en Caleta Potter en la Base Argentina Jubany, donde nos hicieron una cálida acogida.



     


    Los dos días siguientes, sin tregua en el trabajo como de costumbre, nos ponemos manos a la obra para dejar instaladas y midiendo datos cuanto antes las sondas que teníamos planeado ubicar en esta parte del casquete glaciar.


     



    De nuevo, la satisfacción del trabajo bien hecho te cubre con creces el cansancio acumulado. A partir de ahora, con un poquito más de tranquilidad os podré ir escribiendo y explicando qué es lo que estamos midiendo y como hacemos estos trabajos de exploración, instalación y de investigación.


     


    Os dejo unas fotos de la Base Jubany y su entorno en Caleta Potter. Iros fijando en las imágenes del glaciar que os aparece ahora... ¿Veis que ya nada tiene que ver con los glaciares encajados en sus valles montañosos que os había mostrado con los vídeos de la Patagonia?



  • Poned título a estas fotos



    Tras unos días de trabajo sin tregua, hemos logrado instalar las sondas que traíamos para renovar la estación que mide en continuo la descarga glaciar, es decir el hielo que se funde en forma de agua. Esta estación que llamamos CPE-KG-62ºS está registrando datos cada hora en continuo desde el año 2000, en este casquete glaciar conocido como Collins.
    Ahora debemos trasladarnos en zodiac unos 16 kilómetros, desde la Base Rusa Bellingshausen hasta la Base Argentina Jubany y el Laboratorio Alemán Dallmann que se encuentran en otra caleta, la llamada Caleta Potter. Allí, en otro río proveniente del deshielo del mismo casquete glaciar Collins, debemos instalar otra sonda de medida.
    Ya os explicaré despacio y con detalle cómo es el Collins, cómo medimos en las estaciones de registro, cómo las instalamos, qué es exactamente lo que medimos y para qué… Todo os lo iré contado poco a poco.
    Ahora sólo deciros que estamos muy contentos por la estación que recién acabamos de reinstalar y que de momento no podemos cruzar en zodiac a Caleta Potter porque hace un viento fortísimo. Tenemos un viento con una velocidad de 15 metros por segundo… ¡nos tiraría de la zodiac si intentamos adentrarnos en el mar!
    Os dejo ahí las tres fotografías del cartel de “Ven a la Antártida”. Me gustaría que cada uno de vosotros les pusierais un título. Suponed que un amigo o amiga vuestros no las ha visto y con ese título que les pongáis tienen que imaginarse las fotos.
    Estoy deseando que llegue el próximo día en que el trabajo me deje conectarme a internet y ver los títulos que habéis escrito. ¡Hasta la próxima!

    Ver galería

  • Sigue el trabajo intenso

    Para los que me habéis preguntado en dónde me encuentro, sabed que nos encontramos en la Base Rusa Bellingshausen. Si buscáis un poco por internet podréis localizarla fácilmente y de paso revisar un poco la presencia de Bases en la Antártida.

    Aquí podéis ver la Base:



    También podéis conocer un poco de los alrededores en este video:



    Y ahora tengo unas preguntas para los que hayáis navegado por Internet buscando mi posición:

    ¿Cuántas bases permanentes hay en la Antártida?
    ¿Qué paises están presentes en la Antártida?
    ¿España tiene base permanente en la Antártida?
    ¿Cuántas bases tiene Rusia?

    Seguir respondiendo mientras nos vamos a descansar, hemos trabajado tantas horas seguidas que no tengo la noción del día en que nos encontramos. Ya os lo contaré.
  • Cruzamos a la Antártida y empezó el trabajo

    Estamos en la Antártida ya, pudimos volar el otro día. Aquí estamos a todo trabajar. Al principio es una locura, hasta acomodarse, La logística se nos ha complicado... Bueno ya lo iré contando.

    Debemos instalar ahora todas las sondas nuevas para que empiecen a registrar datos cuanto antes. Ya hemos hecho unos cuantos transportes de material hasta el lugar y mañana empezaremos con la instalación. A ver qué tal se nos da.


    Ver mapa más grande

    Después, tenemos que coordinar para cruzar en zodiac a otra caleta e instalar allí otra sonda, también cuanto antes para que empiece a medir pronto...

    Al principio este trabajo es una locura y aprovechamos la presencia de luz para trabajar el máximo de horas posibles.

    En previsión de que esto ocurriera os dejé en el blog esas entradas hechas para que vayaís teniendo preguntas que responder en esta semana. Así me da a mí margen de poder escribiros con más detalle.

    Internet lo tengo muy, muy lento... Ya iré viendo cómo me voy arreglando.
    • Cruzamos a la Antártida y empezó el trabajo
  • Aprovechando la espera en Punta Arenas os voy a enseñar el Hielo Patagónico que sobrevolamos al venir










    Al ser retrasado el cruce para la Antártida, tengo tiempo para poder subiros algunos videos de los glaciares del Hielo Patagónico que tomé desde el avión .

    Cómo sabéis la Cordillera de los Andes es una cadena de montañas de América del Sur, con una altitud media de 4000 metros y extendiéndose a lo largo de la costa del Océano Pacífico durante 7500 kilómetros. Formada por el movimiento de subducción de la Placa de Nazca debajo de la Palca Sudamericana, los movimientos sísmicos y la actividad volcánica han tenido un gran protagonismo. Actualmente hay elevadas cordilleras junto a extensos altiplanos y profundos valles longitudinales.   

    En el sur, esta cordillera constituye la frontera natural entre Chile y Argentina. De esta parte es de la que os voy a mostrar a continuación algunos detalles.

    En primer lugar podéis ver los efectos de un volcán que recientemente había entrado en erupción.  Una pequeña erupción, donde los depósitos que veréis son solamente de ceniza volcánica.



    Y a continuación fijaros en diferentes glaciares de la Patagonia (se llama así a esta región más austral de América del Sur, abarcando territorios de Chile y de Argentina). Fijaros bien en estos vídeos donde distinguiréis perfectamente los glaciares de esta zona montañosa, sus seracs o grietas y las morrenas formadas por los materiales que el hielo transporta.

    Observad cómo estos glaciares están perfectamente encajados en sus valles y fijaros los lagos que se forman en los frentes de los mismos debido al hielo que se funde y cómo de dichos lagos surgen los ríos que se alimentan con el agua proveniente del deshielo.  Ya veréis cómo en la Antártida encontraremos otro tipo de glaciar diferente, no estarán encajados en valles, serán enormes casquetes glaciares.











    Ahora quiero que observéis este video y me digáis cómo creéis que se forma este fenómeno.  ¿Qué pensáis vosotros?


    Ver galería

    Etiquetas:

  • Cruce a la Antártida cancelado por la meteorología. Seguimos a la espera.



    Estamos en Punta Arenas, al Sur de Chile, esperando para el cruce hacia la Antártida. Este último paso tenemos previsto hacerlo con un avión militar chileno, un Hércules C-130 de la Fuerza Aérea Chilena (FACH). Estaba previsto hacerlo hoy mismo, pero ha sido retrasado por la mala meteorología de la zona de la Antártida donde debe aterrizar. Pensad que no es un aeropuerto tradicional, la pista es de tierra y no hay radar de cabecera de pista, por tanto el aterrizaje tiene que ser con referencias visuales y las condiciones meteorológicas deben de permitirlo.

    El domingo, día 2 de enero, fue un día tranquilo y de descanso del viaje, poco a poco nos vamos acomodando a la diferencia horaria (tenemos 4 horas menos que en la Península Ibérica). Lunes y martes fueron días de visitas, encuentros y organización, por un lado con el INACH (Instituto Antártico Chileno), la DGA (Dirección General de Aguas de la región de Magallanes) y varios amigos que tenemos aquí y trabajan en la gestión de logística antártica. Tuvimos que seleccionar primero parte de los instrumentos y equipos del nido de material que nos guardan en la DGA, y nos hace falta ahora en la  Antártida. Posteriormente gestionamos y coordinamos el transporte de este material hasta la Antártida.

    A esperar…, paciencia. No queda otra alternativa.  Según avanza el día los nervios se van incrementando, al misma tiempo que la incertidumbre sigue siendo la que manda en estas condiciones. ¿Podremos mañana volar?
    • Cruce a la Antártida cancelado por la meteorología. Seguimos a la espera.

    Etiquetas:

  • Durante la escala en el aeropuerto de Santiago de Chile, reconocimos...






    En nuestro viaje desde Madrid a Punta Arenas al sur de Chile, teníamos una escala en el aeropuerto de Santiago de Chile. Mientras estiramos un poco las piernas tras el viaje de casi 14 horas, observamos la ya reconstruida pasarela que había quedado destruida con el terremoto del 2010.
    Saliendo de la Antártida el año pasado habíamos estado sobre esa misma pasarela mientras esperábamos nuestro avión para regresar a España, y paseábamos sobre ella... tan sólo unas horas antes de que ocurriera el terremoto y quedara destruida. ¡Sí, sí!, tan sólo unas horas antes.



    Decidme, ¿habéis venido vosotros alguna vez al Hemisferio Sur?

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Fin de año en el avión rumbo a Chile



    Tres importantes acontecimientos concurren en este momento: iniciamos el nuevo año 2011 al mismo tiempo que ponemos en marcha este blog para escribiros desde las regiones polares y lo mejor de todo, en esta ocasión nos dirigimos especialmente a vosotros, los escolares de Salamanca, que vais a participar virtualmente en esta expedición a la Antártida. Presagio que esta concurrencia de circunstancias es signo de un buen augurio.

    Antes de nada os diré que soy profesora de la Universidad de Salamanca, soy matemática. ¡Sí, matemática! Pero no os asustéis por ello, a mis alumnos les gusta cómo les explico esta ciencia exacta. Mi investigación como científica está centrada desde hace ya una década en el campo de la glaciología, estudiando la evolución del calentamiento global utilizando para ello los glaciares, que tan sensibles son ante cualquier cambio.

    En esta línea de investigación hemos puesto en marcha el proyecto GLACKMA (Glaciares, Criokarst y Medio Ambiente), el profesor Adolfo Eraso y yo. Adolfo está en la Universidad Politécnica de Madrid, es químico y geólogo.

    Esto sólo fue una breve presentación, que seáis conscientes de que no somos sólo virtuales, ya nos iréis conociéndonos  mejor poco a poco. Y tras este breve preámbulo os diré que estamos ya… comenzando con la expedición a la Antártida. Nuestro primer avión salió de Madrid rumbo a Santiago de Chile a las 23:55 del 31 de diciembre de 2010. ¡¡¡¡Sí!!!, el 31 de diciembre, a punto de finalizar el año. Fue la opción más barata de vuelo que encontramos.



    Justo despegando nos encontrábamos tomando las 12 uvas, siguiendo las pautas de unas campanadas imaginarias. Tras casi 14 horas ininterrumpidas de vuelo llegamos a Santiago de Chile. Un poco cansado, sí, es verdad, tengo que reconocerlo. Después nos toca esperar 7 horas en el aeropuerto y embarcamos en otro avión rumbo a Punta Arenas, al sur de Chile. Son sólo 5 horas más de vuelo, pero se me hacen larguísimas pues el cansancio anterior comenzaba a dejar huella.

    Equipaje llevamos poco, sólo 2 sacas de 23 kilos cada una (lo permitido en el cruce) y de mano llevamos entre Adolfo y yo otras dos bolsitas (27 kilitos entre los dos). Por cargo habíamos enviado ya en noviembre una caja de 58 kilos con todo el material metálico para la instalación de unas nuevas sondas que debemos cambiar en la estación que tenemos midiendo en la Antártida. Además de eso disponemos de dos nidos de material allí donde vamos ahora, uno en la Base Rusa Bellingshausen en la Antártida (con 207 kilos), y otro en los almacenes de la Dirección de Aguas de Magallanes en Punta Arenas (de 234 kilos).

    Cuando por fin, a las 23:00 horas del 1 de enero de 2011 (en la Península Ibérica serían las 02:00 del 2 de enero) me meto en la cama en Punta Arenas, comienzo a ser consciente de que ya está al alcance de la mano el continente blanco. ¡Qué ilusión más grande!, de nuevo me siento afortunada de inmiscuirme en este mundo. En mi mente se agolpan recuerdos de la primera vez que viajé a la Antártida, fue ya en enero del 2000. A partir de ahí, he tenido la suerte de año tras año acudir a estas tierras heladas y sin embargo siento la misma ilusión que aquella mi primera vez, al ser consciente que ahora os llevo a todos vosotros, los escolares de Salamanca, a que conozcáis el continente blanco conmigo. Con todos estos pensamientos rondando por mi mente, el agotamiento de las 24 horas de viaje se apodera de mí y me quedo dormida.

    Os hago dos preguntas:

    1- ¿Os apetece participar virtualmente en esta expedición a la Antártida?

    2- ¿Qué os traeríais con vosotros de equipaje?

    Ver galería

    Etiquetas: