Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¿Qué dicen nuestros datos?

    A parte de esos cambios tan significativos que visualmente encontramos en nuestro glaciar Kviarjökull, os voy a contar de forma sencilla algunos otros fenómenos que hemos obtenido con los datos registrados por las sondas en nuestra estación de medida que está registrando cada hora desde el año 2002. Para que os deis cuenta de la cantidad de información que esto supone, a ver si me hacéis un cálculo y me decís cuántos datos tenemos medidos solo en esta estación, desde el 1 de enero de 2002 hasta el 31 de mayo de este año. Recordad que la medición que hacemos es horaria.

    ¿Sabéis que el deshielo producido en el año 2006 fue muy significativo? ¡¡Se duplicó con respecto a los valores medidos tan solo cuatro años antes!! Este comportamiento no fue único en esta estación, lo pudimos medir en la totalidad de las estaciones monitorizadas de GLACKMA en los dos hemisferios, tanto del Ártico como de la Antártida.

    Os diré algo más, en este glaciar el proceso de descarga glaciar ocurre durante todo el año, incluso en invierno, aunque con valores mucho más bajos, ¡claro está!, pues la temperatura ambiente es más baja. Dentro de esa duración anual del deshielo, se registran valores más altos en la parte central del verano, esto es en los meses de julio y agosto. Pues bien, ¿sabéis qué hemos medido en los tres últimos años (2014 a 2016)? Que esos periodos de valores más altos de deshielo se han estirado en tiempo y han pasado a ocupar de dos meses a cinco (junio a octubre). Pero la cosa no queda ahí, todo parece indicar que la tendencia siga ampliándose, pues ahora en el mes de mayo del 2017, los valores registrados son también más propios del inicio del verano.

    Y por si fuera poco, comparando los valores de la descarga glaciar de este hemisferio Norte con el Sur, encontramos que aquí son entre 3.5 y 4 veces mayores que en la Antártida.

    Para vosotros, jóvenes expedicionarios, probablemente estas dos décadas en las que estamos midiendo en GLACKMA, os suponga un periodo de tiempo muy grande, pero os diré que para la Tierra, para nuestro hermoso planeta, eso es tan solo como un pequeño suspiro. Y lo que es realmente dramático y preocupante, es que procesos tan acelerados los podamos registrar en un periodo tan corto de tiempo.

    Os diré más, los glaciares juegan un papel muy importante en el sistema climático global actual de la Tierra. Son los que hacen que el clima sea como lo conocéis actualmente, que se den esas condiciones óptimas para la vida de la humanidad en este planeta. Pero si los glaciares continúan fundiéndose a la velocidad a la que lo hacen, los efectos que iremos encontrando en la atmósferas serán cada vez más violentos. Se está tendiendo a perder la estacionalidad, se alargarán los periodos de sequía seguidos después por fuertes y torrenciales lluvias que arrasan los suelos, a nivel de la atmósfera habrá cada vez más violencia y los fenómenos nos llegarán con más energía. El ascenso del nivel del mar continuará su tendencia creciente y pensad que la mayor parte de la población en la Tierra, se encuentra ubicada en las zonas costeras.

    ¿Sabéis qué es lo que pasa? Con este ejemplo me vais a entender muy bien. Es como si se tratase de una nevera, en la que se encuentran los alimentos y el hielo. Si sube la temperatura, los cubitos de hielo serán los primeros que lo noten y comenzarán a fundirse, pero después, inevitablemente se estropearán los alimentos porque las condiciones que tenían para conservarse han cambiado. Lo mismo pasa en la Tierra. Los glaciares nos crean el clima adecuado para que podamos vivir, si se funden se perderá ese clima que actualmente conocemos y nos permite vivir cómodamente en el Planeta.

    Hoy quiero que reflexionéis un poco. No solo en clase, también con vuestros amigos y vuestros padres y hermanos. Dos preguntas os planteo:

    1-    ¿Qué podéis hacer cada uno de vosotros, hoy en día, ante esta situación?

    2-    ¿Creéis que podréis aportar vuestro granito de arena, el día de mañana, para evitar que sigamos este rumbo tan equivocado?

    • Grabando en la estación de medida

    Etiquetas:

  • Entrevista con Iñaki Gabilondo

    Cuando salíamos de España al principio de la expedición y en nuestro circular por las carreteras de Europa para dirigirnos al norte de Dinamarca y embarcar en el ferry, recibimos el contacto de Cristina, quien está en el equipo de Iñaki Gabilondo. Tenían interés en realizar con GLACKMA uno de los programas de la próxima edición de la serie documental “Cuando ya no esté, el mundo en 25 años”. ¡Qué mejor que ahora en esta expedición, sobre el terreno, sobre los glaciares!

    Es una suerte que tengamos a Carlos con nosotros porque tanto a Adolfo como a mí, realizar estas gestiones y coordinaciones, nos resulta un poco -bastante, más bien- cuesta arriba. Así que delegada en Carlos esta labor y viendo lo bien que la llevaba, me quedé tranquila. En un abrir y cerrar de ojos, todo estaba organizado y un equipo de seis personas más el propio Iñaki como presentador, vienen a Islandia, llenos todos de una tremenda ilusión por realizar este programa. Elena -productora-, Cristina -redactora-, Irene -realizadora-, Consuelo y Pedro -operadores de cámara- y Aris - técnico de sonido-. ¡Menudo equipazo sois!

    ¿Sabéis que nos ocurrió? ¿Recordáis que tuvimos una semana con temporal de viento y lluvia? Nuestro trabajo se acumulaba sin poder realizarlo y justo cuando el tiempo empezaba a mejorar, es cuando vienen a realizar el programa. Tenemos que reestructurar todo y ampliar nuestra agenda. No queda más remedio que quitar horas se sueño para poder ampliar las de trabajo. Carlos, como ya conocía la zona y el entorno y además como es un buen filmmaker, estuvo con ellos el primer día, mostrándoles posibles escenarios donde realizar las grabaciones.

    El día siguiente no amanecía de la mejor manera posible. De nuevo a la madrugada la tienda de campamento se vuela por los fuertes vientos y nos vemos obligados a recoger todo el material que teníamos en el interior, a clasificarlo, empaquetarlo y ponerlo a salvo en el Defender. Otra vez el todoterreno a rebosar, el equipo acumulado en su interior y nosotros sin campamento.

    Una madrugada y una mañana ajetreadas, casi estresantes, sin parar ni un minuto. Justo a continuación empieza una de las entrevistas y grabaciones… Me temo lo peor, estoy cansada, triste y percibo que no es mi mejor momento para realizar la entrevista. ¿Cómo saldrá? No tenía ninguna esperanza en lo que yo pudiera aportar. Sentía que mi participación iba a ser un poco desastrosa y me sentía mal por ello. Veía a todo el equipo de grabación que venía con una ilusión tremenda.

    ¿Qué ocurrió? No lo sé, tan solo puedo intentar adivinar y suponer a posteriori. La realidad es que al llegar al lugar seleccionado, encontrarme allí al equipo con todo listo para empezar a grabar, algo cambió repentinamente dentro de mí. Se me olvidó por completo el ajetreo de la madrugada y la mañana en el campamento, se me esfumó la tristeza, me llené de una energía y fuerza como en mis mejores momentos y todo fluyó con autenticidad. Era yo otra vez, repleta de pasión por la ciencia y la divulgación en los glaciares. Disfruté como una enana, fui feliz… y creo que eso se transmite.

    Debido al cambio de clima tan rápido en Islandia, las grabaciones prosiguieron con continuos cambios en la agenda organizada inicialmente, en los que fue de gran valía el conocimiento que ya Carlos tenía del entorno. No os puedo decir más ahora. Toca esperar a que emitan la nueva serie del programa. Ya os avisaremos y nos emocionaremos todos juntos.

    Ahora quiero agradecer a todo el equipo la fantástica labor realizada, sin olvidarme de los días y los momentos tan bonitos que compartimos juntos. Millones de gracias, Iñaki, Elena, Cristina, Irene, Pedro, Consuelo, Aris y también a Carlos, que participó como operador de dron. Estoy orgullosa de vuestra contribución en la divulgación de GLACKMA.

    • GLACKMA - IÑAQUI GABILONDO

    Etiquetas:

  • Con cariño para los jóvenes expedicionarios

    Queridos expedicionarios, nos sentimos súper orgullosos de todos vosotros. Hemos pasado muchas dificultades pero con vuestro apoyo continuo, hemos sentido vuestra presencia a nuestro lado y vuestra juventud e ilusión nos han llenado de fuerza. Os habréis dado cuenta ya, de que en una expedición se vive tan intensamente y ocurren tantas cosas en tan poco tiempo, que tan solo un par de meses de aventura parecen ser dos años enteros de vida “civilizada”.

    Os quiero explicar otra realidad que es muy diferente con vuestro mundo que conocéis, con vuestro entorno. Todo lo que os estamos enviando lo hacemos utilizando internet -nuestra conexión con los teléfonos- pero tenemos que tener cobertura, cosa que no es siempre posible. Nos movemos a buscar lugares donde conseguirlo y al mismo tiempo sin abandonar nuestro trabajo de campo. Nos vamos organizando y sacando tiempo para prepararos vídeos, escribiros los artículos… Nos gustaría hacer mucho más, pero nos faltan horas a los días, a pesar de que escatimamos muchas de dormir para poder disponer de más tiempo.

    “Y, ¿por qué nos cuentas esto ahora, Karmenka?”, se estarán preguntando vuestras cabecitas. Pues mirad, si juntáis las dos realidades que os he contado en los párrafos anteriores, entenderéis mejor lo que os voy a decir ahora. Hemos dejado ya Islandia, alcanzamos de nuevo el Norte de Dinamarca con el ferry y desde allí hemos recorrido otros 2.000 kilómetros para alcanzar Kiruna, al Norte de Suecia. Desde aquí nos quedan por recorrer tan solo 70 kilómetros y alcanzar un pequeño lugar llamado Nikkaluokta (bonitos nombres, ¿verdad?, suenan un poco a esquimales). Eso lo haremos esta tarde. Y desde allí, mañana en helicóptero, alcanzaremos la estación de descarga glaciar que tenemos en el Ártico Sueco, a latitud 68ºN. Ya estamos dentro del Círculo Polar, por cierto ¿sabéis a que latitud se encuentra este círculo?

    En ese lugar al que vamos no tenemos nada de cobertura. Tendremos únicamente un teléfono satelital para comunicar en caso de que ocurra alguna emergencia. Eso significa que durante los próximos días no os podremos subir nada al Blog, así que como tengo unos cuantos artículos escritos, relatándoos aventuras del tiempo que hemos estado en Islandia, os los voy a dejar subidos hoy antes de perder esa conexión. Vuestros profesores os los irán dosificando a lo largo de las próximas dos semanas, ¿os parece?

    Ahora os dejo este vídeo que os hemos preparado -entre Carlos, Adolfo y yo misma- especialmente para vosotros pues queremos ayudaros a entender nuestro trabajo en los glaciares, nuestras mediciones y esa labor que cómo hormiguitas, año tras año, realizamos en GLACKMA.

    Etiquetas:

  • Colmada de sensaciones

    Con el Defender arreglado salimos de Oviedo rumbo a Hirtshals, al norte de Dinamarca. Nos quedaban casi 3000 kilómetros por recorrer y ya no había tregua. El margen de seguridad que nos habíamos tomado en una distancia tan larga nos había venido bien para este problema de la bomba de gasóleo, pero se nos había consumido ya y ahora sin demora alguna, había que trabajar para alcanzar nuestro siguiente objetivo: no perder el ferry para cruzar a Islandia.

    Era labor de equipo el poderlo conseguir y los tres éramos conscientes de ello. Bueno, los cuatro, que el Defender es nuestro cuarto expedicionario e hizo también su parte correspondiente de trabajo en esta tarea. Teníamos que cruzar todo el norte de España, para pasar a Francia y atravesarla de sur a norte, cruzar después Bélgica, Holanda, Alemania y terminar atravesando Dinamarca completa de sur a norte.

    Turnos en la conducción continua. Siempre un copiloto despierto para acompañar al conductor, sobre todo en las horas de noche, que es más fácil que el sueño venza. Pequeñas paraditas para dar un respiro al todoterreno, llenar el depósito y estirar nosotros las piernas, ir al baño, prepararnos algún sándwich con las cosas que llevamos a mano para el viaje o tomar algún café para estar más despejados. Aunque lo de café, una vez dejada España, es solo el nombre. En el asiento de atrás del Defender con un saco de dormir abierto y unos cojines, habíamos hecho una especie de cama. Y aunque no podíamos estirar las piernas, nos valía para dormir un poco y desconectar de la carretera al piloto que dejaba el volante, mientras el siguiente le daba relevo. Qué maravilloso equipo, siempre pensando en los demás antes que en un mismo, tratando de favorecer a los otros… No sabéis lo que vale esta actitud en una expedición.

    Las ciudades más importantes de Europa las tuvimos que pasar todas con atascos, de hasta casi dos horas fue el más pesado que pillamos en el entorno de Hamburgo. Pero por fin, dejamos atrás Flensburg al norte de Alemania para cruzar la frontera con Dinamarca… ¡Venga equipo, que lo vamos a conseguir! Se nos hizo de noche de nuevo, no alcanzamos nuestro destino, pero esta noche sí, ya vimos que podíamos parar unas horas y descansar los tres. Así hicimos en un área de descanso de la autovía. Adolfo dentro del Defender, sin poder estirarse, pero el coche no queríamos dejarlo solo. Un robo sería catastrófico en la expedición. Carlos y yo preparamos nuestros vivacs, próximos al coche y qué placer más infinito, muerta de sueño y cansancio, meterme en el saco, estirada completamente en el suelo, y como techo de habitación un cielo estrellado magnífico, con la Polar brillando con fuerza y señalando con intensidad nuestro rumbo. Sonrío y casi en el momento me quedo dormida.

    Magnífico sueño reparador. El sol brillando ya con fuerza a las 6:00 de la mañana, nos indica que debemos proseguir nuestro camino. Llegamos a nuestro destino, Hirtshals, nos acercamos a reconocer el lugar del embarco al ferry… ¡Madre mía!, ha cambiado muchísimo. Las ampliaciones que están haciendo son impresionantes. Dejamos aquel lugar, buscando un entorno tranquilo para pasar la tarde que nos quedaba y después la noche.

    Cerca de una playa, en una praderita verde, paramos. La temperatura es agradable, el sol brilla con fuerza. Hemos logrado nuestro destino. Estamos felices. El tiempo parece haberse detenido. Con calma, bajamos un montón de material del Defender, hasta llegar a los contenedores que tienen la cafetera, el molinillo, el café, la leche liofilizada y uno de los hornillos. Ahora nuestra felicidad era total. Creo que los tres recordaremos siempre ese café, ese momento, ese lugar, esas sensaciones…

    Paseo en la playa, o baño o carrera, cada cual a su gusto, pero siempre quedando una custodia junto al Defender. Tarde de relax, maravillosa, de acomodo del material en el coche, de separación de lo que subiremos al ferry, de inmiscuirnos en la naturaleza, de disfrutar de un atardecer magnífico en este Mar del Norte. De invasión de sensaciones maravillosas porque somos conscientes de que hemos creado un equipo muy fuerte que va a ser capaz de conseguir cualquier objetivo que se proponga. Mi sensibilidad -que está siempre como a flor de piel- percibe esta realidad y en medio de esta tarde mágica y con la sensación de que el tiempo se ha detenido, crea una especie de cóctel dentro de mi interior, que termina generando un torrente de emoción. ¡Qué bonita la vida!, ¡qué hermosa la naturaleza!, ¡qué bellos estos sencillos pero intensos momentos!

     

    • En Dinamarca

    Etiquetas:

  • Inolvidable charla en el instituto Terra de Trasancos

    El pasado martes 4 de abril, antes de las vacaciones escolares, tuvimos la suerte de compartir parte de la mañana con los jóvenes del instituto de Narón, Terra de Trasancos. La organización fue casi de improviso, pues nuestra visita a Ferrol para coordinar temas de expedición con Carlos Caraglia, ocurrió también de repente. En unas agendas tan desbordadas como tenemos antes de partir al Ártico, encajar cualquier actividad es tarea inhumana. Obligatoriamente supone cancelar alguna otra cosa pendiente, teniendo que priorizar entre qué hacer ahora y qué se puede posponer para el regreso de la expedición.

    Al acontecer esta visita al instituto, avisándolo un par de días antes y coincidiendo además el fin de semana en medio, el reto de que la charla de unos científicos a estos jóvenes resultase exitosa, iba a exigir un gran esfuerzo. ¿Cuántos alumnos van a asistir?, ¿qué edades tendrán?, ¿sabrán algo de nosotros, de GLACKMA?... Todo eran dudas que pululaban por mi mente mientras preparábamos ordenador, cañón y demás bártulos en la sala.

    Allí estábamos los tres expedicionarios, Adolfo tan tranquilo como siempre; Carlos preparando su trípode, sus cámaras, filmando ya los preparativos y pendiente de la entrada de los jóvenes en la sala; y yo conectando ordenador, cañón, abriendo la presentación, chequeando que todo estuviera perfecto..

    Comenzaron a entrar, íbamos hablando con los que estaban sentados en las primeras filas, mientras se llenaba la sala. ¡¡Alguna ventaja debe de haber por ocupar los puestos delanteros!! La sala se llenó con 135 jóvenes entre 14 y 20 años. ¿Os podéis creer que guardaron un silencio increíble escuchando con una gran atención durante toda la charla?

    Disfrutamos todos. Los expedicionarios, por supuesto, nos encanta a los tres la divulgación y nos fascina con los jóvenes. Los profesores que asistieron quedaron también encantados. Y los personajes importantes en todo esto, eran ellos, los alumnos del instituto, que no perdieron detalle de todo lo que les contamos y transmitimos. A parte del tema científico acompañado de aventura -porque no puede ser de otra manera en nuestras expediciones polares-, percibimos cómo nuestra ilusión y respeto por la Tierra les llegó de verdad.

    Fue una de estas conferencias en las que, desde el minuto 1, sentimos que el público estaba enhebrado con nosotros, sin ningún esfuerzo extra por nuestra parte. El mérito ¿de quién? De Graciela, profesora del instituto, quien nos conoció en el congreso que el pasado noviembre había organizado Carlos en Narón. Ya entonces les había hablado a sus alumnos de nosotros, de lo que hacemos en GLACKMA, y les dejó el gusanillo dentro… Pero ahora en un par de días como os decía arriba, y con el fin de semana de por medio, no sé cómo se las apañó para transmitir con una tremenda ilusión al alumnado del instituto, esas ganas gigantescas de conocernos, de escucharnos, de aprender, de dejarse llenar de esta Aventura Polar Científica. No solo eso, sino que dando ejemplo, se afilia a la Asociación y con una energía contagiosa comienza a ayudarnos en nuestro plan de voluntariado.

    Ocurrió otro gesto que me llegó al alma. Lola, profesora del instituto, y que también nos había escuchado en el congreso de Narón donde había comprado nuestro libro de divulgación Diario Polar, lo llevó para pedirnos dedicarlo y cederlo al Centro para que los chicos puedan disponer de él.

    Instituto Terra de Trasancos al completo, profesores y magnífico alumnado, muchas gracias por todo lo que nos distéis en esa jornada. Orgullosos de que os hayáis inscrito en nuestro grupo de centros de jóvenes expedicionarios que nos acompañan esta próxima expedición al Ártico. ¡¡Ya veréis como vais a disfrutar y aprender en esta Aventura Polar Científica!!

    • Terra de Trasancos- Naron

    Etiquetas:

  • ¿Mentes Brillantes?

    En ocasiones hay que saber renunciar y ahora os voy a contar una de ellas.

    Desde El Ser Creativo, durante el mes de agosto, nos contactaron para dar una conferencia en el próximo congreso de Mentes Brillantes que organizaban durante los días 13 y 14 de octubre. Sinceramente la parafernalia que nos describieron sobre el evento y un tiempo de charla limitado estrictamente a 21 minutos, no nos resultaban muy atractivos. Adolfo ya había rechazado la invitación el año pasado, pues lo habían contactado para ese mismo evento en el 2015. Cuando nos realizaron la propuesta este año, mi ilusión por tratar de divulgar y dar a conocer GLACKMA a un numeroso grupo de personas, nos hizo inclinar la balanza hacia la aceptación de nuestra participación.

    Tanto Adolfo como yo teníamos una especie de incomodidad siempre que pensábamos en este evento y según se acercaba el momento, ese desagrado iba en aumento. Hasta meternos ya en fechas próximas a la celebración del congreso, no empezamos a recibir información alguna. Y ésta además era muy pobre y confusa, acompañada de continuos cambios que creaban más desconcierto que aclaración. Nos chocó mucho el hecho de ver los precios de las entradas que sacaban al público y el no dar una mínima compensación económica a los ponentes. Sabiendo además -que como ellos mismos dicen, este evento es para dar visibilidad a iniciativas interesantes- estoy completamente segura de que todos los conferenciantes lo íbamos a utilizar para avanzar con ese proyecto que cada uno tenemos en marcha y por el que nos han contactado. Es decir, que sería una forma directa de colaborar y participar con las iniciativas.

    De la noche a la mañana empiezan a surgir impedimentos. No podemos llevar nuestros libros que hemos escrito y publicado en GLACKMA para tratar de vender allí, porque nos dicen que tienen exclusividad con El Corte Inglés. Según van poco a poco completando la información en la web, observamos que casi todos los ponentes tienen algún libro publicado con esa marca… ¡Qué casualidad! Tenemos que plantarnos, si no llevamos nuestros libros no participamos. Aceptan, pero claramente nos dicen que no nos dejan ni mobiliario, ni personal. ¿Qué hacemos ahora? ¡Idea genial! Un simple contacto con el grupo de GLACKMA que habitualmente participa en los Encuentros que organizamos y… en un abrir y cerrar de ojos, salen voluntarios para ayudarnos. Conseguimos mobiliario, paneles de exposición, monitor para proyectar vídeos y fotos, personas que van a estar pendientes durante el congreso en el stand de GLACKMA, incluso gastando sus días de vacaciones para ello. ¡Nos llenó de energía y alegría! Sentimos la fuerza del apoyo que nos transmitían y sólo por ellos, ya merecía la pena seguir adelante con el propósito de divulgar.

    Con todo movilizado y preparado, la organización del evento nos limita el espacio a ocupar en el Circo Price, donde es la celebración… y lo que es peor, la incertidumbre de no conocer exactamente qué podemos llevar y cuánto espacio ocupar hasta el día anterior del evento. ¡Puffff!. Una serie de detalles, que no entro aquí a relatar, nos estaban haciendo sentir que íbamos de “ocupas” al Circo. Con pocas ganas, pero por el apoyo brindado por los afiliados de GLACKMA, seguimos adelante.

    Llega una nueva información enviada a todos los conferenciantes. Entre lo más significativo es el tiempo para las charlas, de repente son de 15 minutos… ¡Sí, así de golpe! Y en la web siguen vendiendo que son de 21 minutos. ¡Es increíble! Eso sí, al llegar, cada ponente va a tener a su servicio a una persona que se va a encargar de acompañarlo y estar pendiente de él. No puedo leer eso sin dar crédito al abandono que recibíamos nosotros a la hora de querer montar el stand de GLACKMA. Otro punto importante que estuvo bien claro desde el primer momento eran las cenas exclusivas que iban a realizar los días del Congreso, en el que invitaban a los ponentes y a los que ellos llaman sus invitados VIP.

    Nuestra paciencia se terminó. Demasiadas cosas incoherentes, demasiadas posturas contradictorias. Hemos renunciado a participar en el Congreso. Se nos vino a la mente otro macro evento –Ecotrail- celebrado en el 2013 en Murias de Paredes, donde habían anunciado un compromiso de solidaridad con GLACKMA, colaborando con una donación de parte de las inscripciones del evento. Y la gente así se inscribió ilusionada…, nosotros dimos la conferencia, compartimos el día con todos los que querían charlar con nosotros y preguntarnos cosas y saber… y al final a GLACKMA no le dieron nada… Y nosotros, como ya os podéis imaginar, ni siquiera lo reclamamos.

    Está claro que los macro eventos y GLACKMA no tienen la misma filosofía. Seguiremos avanzando pasito a pasito, despacio, pero de forma sólida. Compartiendo con los demás y haciéndoles participes de nuestra ilusión, de nuestro proyecto. Ya sabéis que todos podéis formar parte de GLACKMA y apoyar esta iniciativa.

    Y para Brillantez, nos quedamos con la del Equipo GLACKMA, que tan sólo en unos minutos fue capaz de organizarse de la noche a la mañana por sacar adelante un magnífico stand para dar a conocer la Asociación y el proyecto. Las circunstancias del evento han hecho que no lo hayamos podido hacer real, pero está ahí para otra ocasión. Y lo más importante de todo, ese empuje y energía que recibimos de los propios afiliados nos hace sentir orgullosos de GLACKMA.

    • Sol de Medianoche en Svalbard, Ártico

    Etiquetas:

  • GLACKMA, una llama viva…

    Un año más y un encuentro más de esta joven Asociación. Todavía en ese estado en el que retomas de nuevo las jornadas diarias de trabajo, pero tu mente es más remolona y sigue saboreando las buenas sensaciones que se han generado durante estos días en Rascafría.

    Sonrisas continuas, risas libres, abrazos sinceros, bromas cariñosas, miradas cómplices, caricias que transmiten… Un sinfín de gestos que de manera natural brotan en un grupo que tiene algo en común, el respeto por la naturaleza, el saber disfrutar de las pequeñas cosas, el buscar la felicidad en el día a día. Una sensibilidad especial que está en cada uno de los que formamos parte de GLACKMA. Un ambiente creado que nos demuestra que somos más que una Asociación.

    Personalidades diferentes, formaciones y dedicaciones variadas, un rango de edades que dibuja un amplio abanico. Y sin embargo el resultado parece ser un paisaje multicolor, arropando una llama viva centelleante que se mantiene e ilumina el entorno con una luz polícroma. Inolvidable ese fulgor…

    Confío en que los protagonistas de este III Encuentro se animen a contaros más detalles de este magnífico evento y los que nunca habéis venido a ninguno, os animéis a formar parte del siguiente. Se está generando un grupo abierto que desde el minuto cero acoge e integra a los nuevos participantes en ese paisaje cromático que os describí en el párrafo anterior.

    • Grupo GLACKMA Rascafría 2016

    Etiquetas:

  • Mágica conexión con el alumnado de La Salle en Santa Cruz de Tenerife

    A las puertas del colegio La Salle

    Todavía estoy llena de la gran cantidad de sensaciones que me invadieron al terminar las dos charlas que acabamos de impartir Adolfo y yo en el Colegio La Salle San Ildefonso en Santa Cruz de Tenerife. Más de un centenar de alumnos en cada una de ellas. La primera con los alumnos de 1º de Secundaria y a continuación los de 2º.

    Siempre, antes de una conferencia de tipo divulgativo, sea el público que sea, tengo una especie de… nerviosismo no es correcto decir, sería más adecuado hablar de incertidumbre sobre el resultado. El resultado en cuanto a cómo “llegar” al público, cómo transmitir, cómo compartir mi ilusión sobre este mundo tan apasionante de los glaciares, cómo hacer sentir la pasión que yo tengo por esta “aventura polar científica”. Es una especie de tensión interna que me acompaña hasta que termina el evento. A veces, no sé la razón en concreto, no lo conseguimos… ¿Por qué? No lo sé. Nosotros, el público, el lugar… No sé cuál es la razón o razones que lo impiden. Me queda un mal sabor de boca. Un sensación de haber fracasado… Otras -y todo hay que decirlo, la mayor parte de ellas- es todo lo contrario. Se consigue establecer una especie de conexión que resulta casi mágica. Esto es lo que ha ocurrido por duplicado esta tarde en el salón de actos del Colegio La Salle de Santa Cruz de Tenerife.

    Dos charlas, cada una con su encanto. Una especie de hechizo envolvió el ambiente en cada una de ellas. Diferentes e inolvidables ambas. Al finalizar la primera no podemos disfrutar con el resultado ni ser conscientes de ello, justo a continuación comienza la segunda y de nuevo toda esa tensión por conectar, transmitir, ofrecer y compartir, se apoderan de mí. Los minutos transcurren y casi sin darme cuenta se acaba el tiempo… si tenemos más seguro que continuamos entusiasmados unos y otros, proseguirían las preguntas y las respuestas, las ganas de saber, la curiosidad… Aplausos sinceros, espontáneos… Es imposible poder describir el cúmulo de percepciones y emociones que se apoderaron de mí.

    Ya sabéis todos los que habéis sido protagonistas de esta historia que tenéis las puertas abiertas para uniros a GLACKMA. Además y cómo os dijimos al finalizar, os esperamos… Necesitamos en la Asociación esa energía fresca y joven que tenéis vosotros.

    Todo esto ha sido posible gracias a varias personas: Marián, Coordinadora de Secundaria y que disfruta ofreciendo esta oportunidad a sus “chicas y chicos”; Maite, Presidenta del AMPA (Asociación de Madres, Padres y Tutores, Colegio La Salle San Ildefonso, Santa Cruz de Tenerife), manteniendo año tras año la afiliación a GLACKMA de dicha entidad; y Miryam, Vicepresidenta de GLACKMA, contagiando en todo su entorno, la ilusión de esta Asociación.

    El próximo lunes tendremos de nuevo el privilegio de compartir en este colegio la gran “aventura polar científica”. Un público algo más joven, alumnos de 6º y 5º, pero seguro que con las mismas ganas de aprender que sus compañeros mayores. Manolo es en este caso, el Coordinador de Primaria, que hace posible este encuentro.

    Ver galería

    Etiquetas:

  • ¿Cómo llenarse de energía?

    ¡¡¡Ya no queda nada!!! Unas semanitas… y nos vemos en el II Encuentro de GLACKMA. Esta vez en La Mancha. Será toda una aventura explorar sus fantásticos humedales. ¡¡Sí, sí!! Primeros días de mayo. Todavía queda alguna plaza libre, así que si eres rápido, aún puedes unirte a nosotros: La Mancha 2015

    Tras el éxito del I Encuentro celebrado el año pasado en Cantabria, repetimos experiencia. Cuando nos despedíamos al finalizar aquellas fantásticas jornadas, éramos todos conscientes de que teníamos que dar continuidad a este tipo de actividades y así se empezó a gestar este próximo Encuentro. Entonces parecía que se encontraba en el infinito, a años luz… y de repente se presenta ante nosotros como algo ya inminente, al alcance de la mano.

    Bienvenidos todos los que os habéis inscrito, los que repetís experiencia de Cantabria y los que probáis por primera vez. Recordando con agrado la buena energía de la que todos nos llenamos en aquellos días, sabemos que de nuevo el tiempo que vamos a compartir juntos será inolvidable para todos. Niños, jóvenes, adultos… un gran rango de edades en los participantes y todos con ganas de que llegue esta nueva posibilidad de volver a juntarnos y disfrutar en la naturaleza.

    Como anfitrión esta vez, tenemos a Emilio. ¡Un gran fichaje en GLACKMA! ¿Habéis visto el fantástico programa que ha preparado? Y además… ¡sorpresas!!! Gracias Emilio por todas tus gestiones y organización y agradecimiento también a la empresa Caminos del Guadiana por el apoyo que nos brindáis en varias de las actividades que desarrollaremos esos días en el magnífico entorno en el que os movéis.

    ¡¡¡¡¡Nos vemos!!!!!

    • II Encuentro GLACKMA-La Mancha 2015

    Etiquetas:

  • Magnifico calendario de GLACKMA. ¡¡Colabora!!

    Os escribo este artículo buscando que os detengáis tan sólo un par de minutos de vuestros quehaceres diarios, y colaboréis con GLACKMA comprando alguno de estos magníficos calendarios que os hemos preparado.

    Seguimos con el formato especial y la calidad del material que comenzamos en la primera edición del año pasado, de manera que podéis continuar coleccionando las láminas fotográficas al finalizar el año. En esta ocasión lo hemos dedicado a la vida de las regiones polares y frías. Ya veréis qué hermosas imágenes os ofrecemos.

    Lo poquito que podemos obtener de estas ventas -después de cubrir los gastos de la edición de los mismos y su envío postal- ya sabéis que va destinado a aportar un pequeño granito de arena para la continuidad del proyecto GLACKMA. Os agradecemos de todo corazón vuestra colaboración en este sentido.

    Entrad en este enlace directamente a nuestra tienda online: Pincha aquí.

    • Calendario GLACKMA 2015

    Etiquetas: