Últimos comentarios

Selecciona una categoría:

Blog: Karmenka desde los Polos

  • ¿Qué dicen nuestros datos?

    A parte de esos cambios tan significativos que visualmente encontramos en nuestro glaciar Kviarjökull, os voy a contar de forma sencilla algunos otros fenómenos que hemos obtenido con los datos registrados por las sondas en nuestra estación de medida que está registrando cada hora desde el año 2002. Para que os deis cuenta de la cantidad de información que esto supone, a ver si me hacéis un cálculo y me decís cuántos datos tenemos medidos solo en esta estación, desde el 1 de enero de 2002 hasta el 31 de mayo de este año. Recordad que la medición que hacemos es horaria.

    ¿Sabéis que el deshielo producido en el año 2006 fue muy significativo? ¡¡Se duplicó con respecto a los valores medidos tan solo cuatro años antes!! Este comportamiento no fue único en esta estación, lo pudimos medir en la totalidad de las estaciones monitorizadas de GLACKMA en los dos hemisferios, tanto del Ártico como de la Antártida.

    Os diré algo más, en este glaciar el proceso de descarga glaciar ocurre durante todo el año, incluso en invierno, aunque con valores mucho más bajos, ¡claro está!, pues la temperatura ambiente es más baja. Dentro de esa duración anual del deshielo, se registran valores más altos en la parte central del verano, esto es en los meses de julio y agosto. Pues bien, ¿sabéis qué hemos medido en los tres últimos años (2014 a 2016)? Que esos periodos de valores más altos de deshielo se han estirado en tiempo y han pasado a ocupar de dos meses a cinco (junio a octubre). Pero la cosa no queda ahí, todo parece indicar que la tendencia siga ampliándose, pues ahora en el mes de mayo del 2017, los valores registrados son también más propios del inicio del verano.

    Y por si fuera poco, comparando los valores de la descarga glaciar de este hemisferio Norte con el Sur, encontramos que aquí son entre 3.5 y 4 veces mayores que en la Antártida.

    Para vosotros, jóvenes expedicionarios, probablemente estas dos décadas en las que estamos midiendo en GLACKMA, os suponga un periodo de tiempo muy grande, pero os diré que para la Tierra, para nuestro hermoso planeta, eso es tan solo como un pequeño suspiro. Y lo que es realmente dramático y preocupante, es que procesos tan acelerados los podamos registrar en un periodo tan corto de tiempo.

    Os diré más, los glaciares juegan un papel muy importante en el sistema climático global actual de la Tierra. Son los que hacen que el clima sea como lo conocéis actualmente, que se den esas condiciones óptimas para la vida de la humanidad en este planeta. Pero si los glaciares continúan fundiéndose a la velocidad a la que lo hacen, los efectos que iremos encontrando en la atmósferas serán cada vez más violentos. Se está tendiendo a perder la estacionalidad, se alargarán los periodos de sequía seguidos después por fuertes y torrenciales lluvias que arrasan los suelos, a nivel de la atmósfera habrá cada vez más violencia y los fenómenos nos llegarán con más energía. El ascenso del nivel del mar continuará su tendencia creciente y pensad que la mayor parte de la población en la Tierra, se encuentra ubicada en las zonas costeras.

    ¿Sabéis qué es lo que pasa? Con este ejemplo me vais a entender muy bien. Es como si se tratase de una nevera, en la que se encuentran los alimentos y el hielo. Si sube la temperatura, los cubitos de hielo serán los primeros que lo noten y comenzarán a fundirse, pero después, inevitablemente se estropearán los alimentos porque las condiciones que tenían para conservarse han cambiado. Lo mismo pasa en la Tierra. Los glaciares nos crean el clima adecuado para que podamos vivir, si se funden se perderá ese clima que actualmente conocemos y nos permite vivir cómodamente en el Planeta.

    Hoy quiero que reflexionéis un poco. No solo en clase, también con vuestros amigos y vuestros padres y hermanos. Dos preguntas os planteo:

    1-    ¿Qué podéis hacer cada uno de vosotros, hoy en día, ante esta situación?

    2-    ¿Creéis que podréis aportar vuestro granito de arena, el día de mañana, para evitar que sigamos este rumbo tan equivocado?

    • Grabando en la estación de medida

    Etiquetas:

  • 28/03/2017

    - Ártico , GLACKMA , aforos

    0 comentarios

    Pasión por la ciencia

    En el Ártico a 79ºN. Primera estación instalada de GLACKMA en el 2001. No solo hay equipos midiendo y registrando datos en continuo, es necesario un trabajo de campo.

    Realizando aforos en el río que proviene del glaciar. El agua no está a 0º, pero no llega a 1º. Cada medición dura unos 45 minutos dentro del río y hay que medir varias veces cada día. Sin botas…

    Hay que sacar la expedición adelante. Toca remangarse los pantalones para tenerlos secos después y meterse así en el río. La sonrisa es solo para la foto…

    • Karmenka midiendo en un río glaciar

    Etiquetas:

  • ¡Una experiencia increíble! (Por Susana Pacheco)

    Algunos de los afiliados participantes en el curso de descarga glaciar, que impartimos en la estación de medida de GLACKMA en Islandia, nos relatan en el blog sus experiencias durante el mismo.

    Susana Pacheco rompe el hielo: 
     

    Hace poco más de una semana y ahora parece todo tan lejano... trato de volver a la “normalidad”, pero en realidad creo que me cuesta tanto porque no quiero hacerlo. La luz, los colores, el frío, el sonido del agua, los maravillosos paisajes vuelven una y otra vez a la memoria. Cuando viajas y disfrutas tanto, los buenos momentos quedan grabados en la mente y se convierten en compañeros inseparables.

    Además, poco antes de salir Gildo tomó en consideración mi propuesta de colaboración durante el viaje y decidimos que me encargaría de la coordinación del grupo. Desde aquí quiero darle las gracias porque me ha dado la oportunidad de conocer a un grupo de personas realmente especial. Y quiero también darles las gracias a ellos porque ha sido su interés, buen ánimo e ilusión los que han conseguido formar un magnífico grupo - “los hijos de Odín”- cuya recién estrenada amistad estoy segura perdurará.

    Ahora desde casa recuerdo la ilusión que tenía cuando me incorporé al curso de medida de descarga glaciar que Glackma organizaba en Islandia, aprovechando su campaña boreal. De verdad, os confieso que todas las expectativas se han cumplido. Ha sido un gran privilegio y una oportunidad única, poder compartir aunque solo fuese por unas horas, el intenso y valioso trabajo que Adolfo y Karmenka realizan durante sus campañas. Y el viaje por el sur de Islandia ha resultado espectacular. A un paso del Círculo Polar Ártico, esta isla es un increíble laboratorio natural que muestra la geología en vivo y en directo, con una actividad volcánica, tectónica y geotérmica realmente desbordante, que convive con un mundo de grandes glaciares activos que nos dan la clave para entender la repercusión del calentamiento global. ¡En síntesis una maravilla!

    Podría hablaros de muchos momentos especiales, de tantas imágenes increíbles que desesperadamente trataba de “atrapar” con mi cámara, pero serían tantos que incluso vosotros acabaríais agotados. Pero no renuncio a hablaros de uno o más bien de dos días especiales, precisamente los que coinciden con la visita al campamento Glackma, a los pies del hermoso glaciar Kviarjökull, ahora en retroceso, y a las horas que duraron los aforos para medir la descarga glaciar.

    La mayor parte de las veces la investigación se realiza en situaciones de soledad. El trabajo de campo se hace en condiciones duras con “miles” de problemas que van surgiendo y con grandes esfuerzos que llegan a dejarte agotado. Estas sensaciones que llevan tantos años experimentando Adolfo y Karmenka en ambos Polos, las han podido compartir “a pie de obra” con el grupo de expedicionarios y afiliados que nos hemos incorporado a la campaña boreal de Islandia 2012. Y os puedo asegurar que se les veía felices por ello.  Ahora entiendo, mejor si cabe, de donde obtienen esa fuente inagotable de energía que les hace continuar sin descanso. Los glaciares se han convertido en el nutriente esencial para sus respectivos organismos. Los datos que obtienen son cruciales para conseguir una investigación de calidad que ayude a comprender la evolución del calentamiento global que nos afecta.

    Me sentí mal cuando llegamos algo más tarde de lo previsto a la zona de aforos, y aún peor cuando  Adolfo, Gildo, Tato, Emilio, Jose y Gaby, nos empezaron a contar todos los contratiempos y problemas que habían ido surgiendo en el aforo de la mañana cuando llegaron a pensar que sería una misión imposible. ¡Y nosotros sin echar una mano!. Karmenka metida tres horas en el río, completamente helada, sujeta por cuerdas para que la fuerte corriente no se la llevase mientras se mantenía firme en un punto donde debía colocar la hélice que mide la velocidad. Cuando llegó donde nos encontrábamos aún estaba en proceso de recuperación, pero ver su sonrisa me hizo comprender que, a pesar de todo, habían tenido éxito en ese primer intento. La tarde resultó redonda hicimos prácticas ¡¡en agua a casi 0ºC!!, con el glaciar como telón de fondo. Además, pudimos ver a Karmenka en acción cuando el caudal del río subió lo suficiente. ¡Esta vez apoyamos todos!. Un día estupendo y muy productivo que concluyó todos juntos en el campamento compartiendo una suculenta cena y una animada charla. ¡Qué a gusto me encontraba!...aunque luego hubo que fregar los platos y ¡claro el agua seguía helada!!!!

    ¿Os ha parecido interesante?, pues aquí no acaba la cosa. Al día siguiente, un luminoso día nos da la bienvenida. Acompañados de Adolfo, Emilio (que nos enseñará técnicas de fortuna en progresión vertical) y Gaby (que está grabando las imágenes para un audiovisual sobre Glackma) nos vamos al glaciar. ¡Es increíble estar allí arriba!, camino despacio como si con cada paso los crampones fuesen a quebrar el hielo. Nos hemos dividido en dos grupos y a nosotros nos espera Adolfo ya sobre zona helada, piolet en mano, para explicarnos cómo se produce el drenaje en el glaciar. ¡Cuántos conocimientos y cuánto disfrutamos todos, quien enseñaba y quienes escuchábamos embelesados!. Adolfo es uno de esos profesores entusiastas que con sus palabras aumenta el interés de sus alumnos.

    Desgraciadamente la actividad termina, tenemos que volver al campamento.  Durante el regreso una pareja de skúas (págalos) parece muy contrariada con nuestra presencia en su zona de cría y comienzan una persecución sobre nuestras cabezas. Pueden llegar a ser peligrosos porque buscan golpear con el pico en la cabeza, ¡que se lo digan a Telmo que se puso de cebo para conseguir un espectacular vídeo del momento!.

    A Karmenka no la hemos visto desde por la mañana. Ha salido acompañada de Tato en busca de moulins ya que unos días más tarde llegará el equipo de “Al filo de lo imposible” para grabar imágenes sobre el trabajo que Glackma está realizando en relación con los glaciares.

    Llega la despedida y como siempre se hace dura. La experiencia ha sido tan estupenda y lo hemos pasado tan bien que me cuesta dejarles allí. Karmenka no ha vuelto todavía, es una pena no poder decirle adiós y darle las gracias por todo.  Adolfo y Gildo nos despiden, a su espalda sobre el glaciar una hermosa luz deja una imagen de postal. Me quedo atrás en el grupo, me cuesta irme, una llamada de Adolfo me hace volverme, su mano me dice adiós nuevamente, lo mejor ver la sonrisa en su rostro. Le veo feliz y eso me hace menos dura la partida.

    Sin duda, la experiencia ha merecido la pena y estoy segura de que repetiré en cuanto Glackma prepare un nuevo viaje al siempre sorprendente mundo de los glaciares.

    Susana Pacheco

    Asociada y voluntaria Glackma

  • Tremenda tormenta… que no cesa

    Adolfo y Karmenka bajo la lluvia que no cesa

    (Crónica recibida por teléfono satelitario) 

    Nos despertamos todavía con la tormenta encima. Continúa lloviendo a raudales, con viento fuerte y una niebla cerrada que disminuye con creces la visión a nuestro alrededor. ¡Vaya!, lo siento por Cristina e Irene, peor inicio de expedición no podían tener.

    En estas condiciones no podemos quitar las tiendas de campaña y no tiene sentido ponernos en ruta, pues no podrán ver nada del entorno. Cambiamos por tanto de planes y en lugar de comenzar nuestro recorrido por Islandia, vamos a mantenernos en un entorno próximo hasta ver cómo va evolucionando la tormenta.

    La densa niebla y la lluvia no dejan ni siquiera ver nuestro glaciar, luego cuanto menos, alguna de las otras lenguas glaciares que cuelgan del flanco sudeste del gran casquete glaciar Vatnajökull.  Decidimos desplazarnos un poco hacia el suroeste y mostrarles la cascada Svartifoss. Una hermosa cascada que corta una colada de basalto columnar, creando un entorno mágico en blanco y negro.

    Continuamos bajo la lluvia y avanzando un poco más hacia el suroeste llegamos al frente del glaciar Skeidararjökull. Aquí les contamos lo que ocurrió en 1996, una impresionante erupción bajo el glaciar Vatnajökull y les hablamos también de nuestra exploración en el lugar un año después. ¡Fue impresionante! Escribí sobre ello hace año y medio aquí en el blog, podéis leerlo si tenéis curiosidad.

    Termina otra jornada igual que comenzó, con la lluvia cayendo a raudales. La tundra está totalmente encharcada, ha absorbido una gran cantidad de agua. En cada pisada observas cómo la bota se hunde en un charco que empalma con el siguiente.

    Como de costumbre me despierto temprano y me alegra sentir que el agua en la tienda de campaña golpea con bastante menos violencia que el día anterior. Me levanto con intención de escribir otro artículo para el blog, pero al ver nuestro río me quedo totalmente impresionada. ¡Ha crecido una barbaridad! No dudo un instante, cojo la cámara y trato de capturarlo con fotos y vídeos. Os dejo aquí algunas, compararlas con las anteriores y veréis vosotros mismos la diferencia.

    Mientras trabajaba en mi reportaje visual, ¿sabéis que estaba pensando? Que ojalá hubiera ocurrido unos días antes, cuando teníamos montado el nuevo equipo para aforar. Hubiéramos podido hacer unos cuantos aforos más a diferentes niveles, según iba subiendo el río. Aunque no sé dónde estaría nuestro límite. Creo que los más altos no hubiéramos podido aforarlos. Es realmente impresionante la cantidad de agua que lleva.

    Parece que en el día de hoy sí vamos a poder recoger las tiendas y ponernos en ruta, pero vamos a cambiar de planes. Nuestra idea inicial era atravesar en primer lugar Islandia del suroeste al noreste, para continuar después por el norte de la isla avanzando de este a oeste y descender finalmente por el oeste llegando a Reikiavik cuando Irene y Cristina deban tomar su avión de regreso a España. Pero este cruce interior es a través de pistas, en las que hay que vadear multitud de ríos, y viendo esta crecida tan impresionante de los ríos de nuestro entorno, nos hace pensar que el vadear en el interior se nos puede complicar. ¡Tendremos que cambiar de planes, de nuevo! 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Despedida de Emilio y Gaby. Continuamos explorando en el glaciar

    Adolfo asegurando a Karmenka

    (Crónica recibida por teléfono satelitario) 

    Llega el momento de despedir a dos miembros de nuestro equipo, Gaby y Emilio. Regresan ya a España. Muy tempranito los llevamos en el Defender hasta Vik donde pueden coger el autobús que los llevará a Reikiavik.

    Da pena empezar con las despedidas. Gaby, te vamos a echar de menos, con tu labor silenciosa, sin entorpecer nuestro trabajo, siempre pendiente de poder grabar la mayor cantidad de escenas posibles para ir teniendo material con idea de sacar adelante ese documental científico que nos propusiste en cuanto nos conociste. Nos compenetramos muy bien ya en la primera expedición que nos acompañaste en la Patagonia Chilena, hace ya año y medio. Te esperamos la próxima vez que puedas volver a acompañarnos a otra de nuestras expediciones.

    Emilio, ¿qué puedo decirte? En el abrazo de despedida sólo pude pronunciar un “gracias”. Una simple palabra que engloba tras ella una infinidad de detalles. Quería haberte dicho más, pero la emoción me lo impidió como es habitual en mí en estos momentos. Has sido una pieza fundamental en el equipo, siempre dispuesto y pendiente de los demás, de todos los que te rodean. Gustoso te hiciste cargo de tener las comidas listas a cada hora, cada día. Indagaste el gusto de cada uno, para que todos nos sintiéramos como en casa. Nos sorprendiste con los quesos “Rocinante” que nos trajiste de tu tierra. Y hasta en medio de la dura jornada en el glaciar, nos ofreces el queso cortadito.

    Y qué decirte Emilio de cómo resolviste el problema que se nos planteó de los aforos en esta ocasión. Si no hubieras estado, no lo hubiéramos conseguido. Además la seguridad que transmites en todo momento, por complicada que sea la situación, se contagia a los demás. Esperamos poder seguir contando con tu colaboración. Así que un simple “gracias” de despedida, que ya sabes todo lo que encierra detrás. 

    Bueno, los demás seguimos con nuestras actividades. Volvemos de nuevo con los de Al Filo al glaciar para continuar las grabaciones. Hoy Tato realiza su trabajo y el de Emilio, que como os decía al principio está camino de Reikiavik para regresar a España.

    Seguimos con lluvia y niebla que continúan dificultando nuestra labor. Hay más agua en el glaciar y al descender por los moulins, no podemos evitar que en ocasiones el agua de las cascadas que genera estos pozos, caiga sobre nosotros. El agua está a 0ºC y cuando eres consciente que en tu descenso por el pozo de hielo, no te queda otra alternativa que pasar por debajo de la cascada, te preparas para recibir la ducha fresquita. El agua se cuela por cualquier pequeño resquicio entre la ropa y pronto sientes su temperatura… A partir de la primera mojadura te da ya un poco igual volver a atravesar otra cascada, pero lo que sí te queda claro es que para el resto del día, el trabajo de exploración con la ropa mojada no va a ser lo más confortable.  

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Complicaciones en el glaciar

    Entrando en el glaciar Kviarjökull

    (Crónica recibida por teléfono satelitario)

    Parece que el sol que nos ha acompañado durante tantos días decide abandonarnos y pasar el relevo a la lluvia. ¡Vaya!, y encima ahora que nos tocan las exploraciones en el glaciar.

    El equipo completo de los de Al Filo, Emilio, Tato, Gaby, Adolfo y yo, nos ponemos en ruta a nuestro glaciar. Entre todos llevamos repartido el material que nos hace falta para la jornada de grabación en las exploraciones que realizaremos hoy en el glaciar.

    La niebla, la lluvia continua y el viento que nos azota sin cesar, dificultan con creces el trabajo. El frío provocado por la mojadura continua se combate con la actividad física. Por eso se agradece ponerse en ruta y andar, llegar al hielo y buscar moulins sobre el mismo, esos pozos verticales que conducen el agua de fusión de la superficie del glaciar al interior del mismo.

    Comienzan nuestras exploraciones para entrar directamente en las entrañas del glaciar, observarlo de cerca, analizar cómo el agua que penetra en el interior genera cuevas en su interior. Cavernas en hielo por las que circulan ríos plagados de meandros, cada vez más estrechos, haciendo imposible que podamos seguir por su interior.

    El calor generado por este agua que circula en los conductos en el interior del glaciar, se transforma en fundir más hielo a su alrededor. De esta manera los conductos se van ampliando y el proceso de fusión glaciar se va incrementando. Este es un fenómeno propio del criokarst, es decir el karst en hielo, la generación de cuevas en los glaciares.

    Es una gran diferencia con las cuevas en roca, ya que en ellas si medís la temperatura del agua del río que las genera a la entrada de la misma y al final de su recorrido por la cueva, encontraréis que es más elevada al finalizar el trayecto por el interior de la cueva. En el caso del hielo, la temperatura del agua en el interior de los conductos está siempre a 0ºC. No aumenta a lo largo de su recorrido por el interior de las cuevas en hielo, ese calor se transforma en fundir más hielo del conducto. Por eso la temperatura del agua se mantiene constante y el conducto del hielo se va ensanchando.

    Si la exploración es complicada en estas condiciones de lluvia y viento, imaginaros los profesionales que están con las cámaras tratando de grabar todo esto. Tienen además que “pelear” contra las gotas de lluvias que se empeñan una y otra vez en quedarse pegadas a los objetivos de las cámaras. Me sorprende muy positivamente cómo a pesar de todas estas dificultades, no detienen el rodaje. Continúan con su trabajo, que logran sacar adelante gracias al equipo humano. 

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Al Filo y la parte humana

    Carmen, directora de Al Filo de lo Imposible

    (Crónica recibida por teléfono satelitario) 

    Se van sucediendo los días y con ellos la nueva tónica de trabajo con la gente de “Al Filo de lo Imposible”. Se han mostrado muy cercanos desde el primer momento y ello nos está facilitando mucho la labor.

    Además, en esta serie nueva de programas que están preparando de “Viviendo al filo con…”, buscan sobre todo la parte humana de los protagonistas, transmitir su vida, sus actividades sin ningún tipo de exageración. Me encanta el nuevo estilo que Carmen -como directora- ha dado a la serie.

    Ya me vais conociendo un poquito y no os extrañaréis si os digo que observo todo lo que puedo y trato de aprender al máximo, a ver si logro mejorar los  pequeños vídeos de divulgación para sucesivas expediciones.

    Con estas observaciones me he percatado fácilmente que cada uno en el equipo tiene su labor, su función, su trabajo. Funcionan perfectamente como equipo. Todos tienen un mismo objetivo final y cada uno aporta su conocimiento y especialidad para conseguir ese objetivo común.   

    Nuestro grupo GLACKMA estaba funcionando también perfectamente coordinado como equipo. De manera que ha sido muy sencillo el acople de los dos equipos desde el primer momento. Como si fueran dos ruedas de un engranaje, que sin problema alguno han encajado en un abrir y cerrar de ojos. Esto es una gran ventaja, pues nos ha permitido aprovechar el tiempo al máximo desde el inicio. Y es una gozada trabajar en equipo, sentirte una parte del todo y constatar cómo entre todos se va obteniendo lo buscado. Es una forma de aunar fuerzas, experiencias, conocimientos y habilidades.

    Se suceden los escenarios del rodaje: aforando en el río, trabajando en el campamento… al mismo tiempo que se complementan con recursos en diferentes lugares y paisajes.

    Disfruto como una enana con estas actividades, pero más todavía con una hermosa sorpresa que nos tenía preparada Antxon. Para no desvelaros de que se trata, esperaré a que se emita el programa y entonces os hablaré de ella. Esta serie que están grabando consta de seis capítulos, y uno de ellos es el que nos dedican a GLACKMA. Los empezarán a emitir semanalmente a partir de noviembre, quizás mediados de noviembre. Así que estad pendientes de cuando lo televisen.

    Os adelanto solamente que fue una sorpresa súper emocionante, tanto que sentí las lágrimas escaparse de mis ojillos. En el escenario confluyen dos medios, uno muy cercano a Antxon y el otro a Adolfo y a mí. ¡Inolvidable! Viajamos los tres en el tiempo… a un mundo mágico. Y… ya no puedo deciros más, hasta que se emita el programa.  

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Comienzan las grabaciones

    Antxon preparado en el primer escenario de rodaje

    (Crónica recibida por teléfono satelitario) 

    Nuestro primer día, nuestra primera grabación… empezamos en la estación de medida que tenemos instalada en el río que viene del glaciar y está registrando en continuo datos de la descarga y nos permite medir así la fusión del hielo glaciar.

    El equipo de “Al filo” trabaja perfectamente coordinado. Cada uno tiene su misión, su labor, su papel y funcionan perfectamente coordinados. Una vez seleccionado el primer escenario, Toñín como realizador, elige los puntos desde los que van a grabar. Mientras Luismi busca los enfoques correspondientes en los lugares seleccionados, Toñín nos indica el camino a seguir y las acciones a realizar. Patricia nos recuerdas los temas y diálogos a realizar en este escenario, tanto a Adolfo y a mí, como a Antxon, que es el que nos va a ir entrevistando.   

    Una vez todo listo y coordinado, Luismi con una cámara, Toñín con otra para tomar diferentes planos de la acción y los “actores” en sus puestos. “Grabando” indica Luismi, “¡Acción!” anuncia con determinación Toñín y… comenzamos.

    Es nuestro mundo, nuestro campo de acción, nuestra vida…, por tanto no tenemos que actuar, simplemente ser cómo somos y hacer lo que habitualmente hacemos. Nos resulta sencillo, completamente natural.

    En cuanto a las entrevistas con Antxon, el presentador-conductor, ¿qué puedo deciros? Hemos congeniado muy bien con él desde el primer momento, derrocha cariño, cercanía. Es un hombre de una fortaleza mental impresionante, realmente envidiable. Con un presentador así, lo que temíamos que fuera más complicado, el hablar a cámara, se nos presenta totalmente natural. Simplemente tenemos que hablar con un amigo y dejarnos llevar por sus preguntas. ¡Más fácil no nos lo podían poner!

    Tras las grabaciones en el primer escenario, Adolfo y yo nos quedamos tranquilos, va a ser mucho más sencillo de lo que pensábamos. Nos sentimos naturales y muy cómodos, tanto hablando como trabajando en lo que habitualmente hacemos en nuestras expediciones.

    Ojalá el tiempo nos siga acompañando cuando nos toque grabar explorando en el glaciar.    

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Llega el equipo de “Al Filo de lo Imposible”

    Rodeados de belleza

    (Crónica recibida por teléfono satelitario) 

    Una vez solucionado el problema de los aforos con este río en el que casi la totalidad de las mediciones debemos de hacerlas con fuertes velocidades y con profundidades entre 1,20 y 1,50 metros, tengo la sensación de que todo marcha sobre ruedas.

    Nos sigue acompañando el buen tiempo. Sol, mucho sol, sin lugar a dudas es demasiado. Además hace calor, más de lo normal en esta zona. Los expedicionarios que nos acompañan no dejan de decirnos: “¿no decíais que era una zona en la que probablemente tendríamos lluvia prácticamente todos los días?”.

    Las jornadas se suceden llenas de actividades y acompañadas de esa hermosa sensación en la que no existe la hora de hacer esto o aquello, no es necesario mirar el reloj para nada. Simplemente la meteorología y el trabajo que hay que sacar adelante nos marcan las pautas cada día.

    Con esta tónica y casi sin darnos cuenta, llega el día en que se incorpora el grupo de los de “Al Filo de lo Imposible”. Con las referencias que les habíamos pasado, llegan sin problema alguno a nuestro campamento. Seguimos con el sol como compañero inseparable, iluminado la tupida alfombra natural de tundra que tenemos.

    En estas condiciones la primera impresión del grupo de “Al Filo” sobre el lugar que hemos seleccionado para el campamento, es muy positiva. Hermoso lugar: la tundra con sus múltiples tonalidades de verdes cubriendo todo el suelo, pequeñas colinas que dan un aspecto ondulado al terreno, que no son otra cosa que antiguas morrenas del glaciar colonizadas por esta vegetación casi ártica. Y como telón de fondo nuestro hermoso glaciar, con sus brillos, con sus luces, con sus enormes seracs o grietas que contribuyen a crear un juego de luces y sombras indescriptible en los cambios de pendiente del hielo.

    Os presento al equipo de las cinco personas de “Al Filo” que han venido a grabar el programa: Carmen que es la directora, Antxon el presentador-conductor, Toñín el realizador, Patricia la guionista y Luismi el reportero gráfico.

    Esa tarde de su llegada les ayudamos entre todos a transportar su material desde el vehículo en que han venido desde Reikiavik y les ayudamos con la instalación de las tiendas. Emilio como siempre, tiene a punto la cena… casi nada, ¡hoy para 12 personas!   

    Carmen nos cuenta los planes generales para esta semana de grabación, que iremos detallando y adaptando cada día en función de la meteorología y del material que se vaya obteniendo. Patricia nos da el guion que ha preparado con el objetivo que lo tengamos leído para mañana por la mañana, cuando empecemos con el trabajo.

    Después de la cena y antes de ir a dormir, Adolfo y yo nos vamos a leer el guion. Patricia lo había escrito tras unas entrevistas que nos había hecho estando en Madrid, en las que tengo que reconocer me sorprendió muy agradablemente porque las preguntas que planteaba eran un claro indicador que se había leído un montón de cosas nuestras y había indagado bastante sobre lo que hacemos en GLACKMA.

    Tras la lectura del guion, Adolfo se queda preocupado: “Yo no voy a poder seguirlo, las respuestas me salen siempre espontáneamente, pero nunca si las preparo con antelación”. Lo tranquilizo: “No te preocupes, esto es sólo un guion, una referencia, una organización y estructuración sobre las tomas que hay que ir haciendo… ya verás como es más fácil de lo que crees”.

    Gracias a mis intentos de videos sencillitos que he estado haciendo durante la última campaña antártica, entiendo bastante bien la estrategia de trabajo que proponen. Sin embargo mi preocupación es otra, “¿estaremos a la altura de lo que persigue este equipo de profesionales?”

    Ver galería

    Etiquetas:

  • Curso de aforos para los afiliados de GLACKMA

    Llegan los participantes en el curso

    (Crónica recibida por teléfono satelitario) 

    Finalizando ese primer aforo, llegaron los 8 afiliados a GLACKMA que vienen a realizar el curso de aforos en glaciares. Se retrasaron un poco en su llegada y se perdieron el aforo, pero bueno, a lo mejor por la tarde tenemos suerte y con un nuevo valor de nivel podemos realizar otro aforo para que entiendan perfectamente todo lo que explicaremos teóricamente antes.

    Llevan ya varios días en Islandia y vienen felices, encantados de lo que van viendo y maravillados de este país, de estos paisajes tan impresionantes y tan diversos. Casualidades de la vida, Javier -el guía que los está llevando- es amigo de Mercedes, una buena amiga nuestra de GLACKMA que nos ha ayudado a organizar ya varias conferencias.

    Según llegan los van recibiendo todos los demás de nuestro equipo. Yo, hasta no haber tomado algo caliente y empezar a quitarme de encima el frío, no soy persona. Había comenzado ya Adolfo a explicarles la técnica de aforos en glaciares cuando me incorporo yo al grupo, todavía un poco aturdida de las casi tres horas de frío en el río.

    Tras las explicaciones teóricas, viene la práctica. Para ello seleccionamos una pequeñita rama que oscila entre 20 y 30 centímetros de profundidad y con muy poca velocidad. Ahí, descalzándose y remangándose los pantalones, van poniendo en práctica las técnicas de aforos que les hemos explicado.

    El sol sigue calentando con fuerza y como era de esperar el caudal del río sigue subiendo y se nos presenta una nueva medida para poder aforar. Así que todos preparados y manos a la obra, ¡un nuevo aforo! Aquí colaboran todos, a cada uno de los que han llegado les buscamos una misión, incluso al guía.

    Terminado el aforo, nos juntamos todos en nuestro campamento para cenar. Hay muy buen ambiente entre los 16 que nos hemos llegado a juntar.

    Al día siguiente otra actividad tenemos preparada para el grupo del curso. Se trata de llevarlos al glaciar y así sobre el terreno, que puedan recibir todas las explicaciones de cómo es el drenaje en un glaciar.

    Como no tienen crampones se hacen dos grupos de cuatro, dejándoles los de algunos de nuestro equipo. Mientras Adolfo entra con un grupo al glaciar, el otro está a pie de la morrena lateral -todavía sin pisar hielo- con Emilio, quien les cuenta técnicas de fortuna en progresión vertical. Después se intercalan las actividades. Es un grupo con una sensibilidad especial y tienen dos maestros, Adolfo y Emilio que disfrutan enseñando y transmitiendo lo que conocen y dominan, así que el resultado es fantástico y de gran satisfacción para todos.

    Tato y yo salimos con todos del campamento hacia el glaciar pero nos adelantamos, tenemos otra misión por cumplir que os la contaré en el próximo artículo.

    Telmo, Borja, Empar, Víctor, Diana, Cristian, José Julian, Susana y también tú, Javier -guía del grupo-, como os tuvisteis que ir antes de regresar Tato y yo, quiero ahora y desde aquí despedirme de vosotros. Fue un verdadero placer haberos tenido con nosotros, espero que estéis disfrutando de vuestra segunda parte del recorrido por Islandia y que hayáis aprendido y os hayáis sentido a gusto el tiempo que compartisteis con nosotros. Un abrazo muy fuerte y seguimos haciendo cosas juntos desde GLACKMA.    

    Ver galería

    Etiquetas: